Rubén
(Ruben1985)

Anatomía de una Burbuja: El Caso Español (2000-2007)


Escrito 22 Jun 14

La década que va desde 1998 hasta 2007 fue, como muchos suelen decir, una época de ‘vino y rosas’. Con el tiempo, hemos descubierto que no había nada de especial bajo ella. Más bien otro de los clásicos y recurrentes procesos de auge y recesión. Un modelo que puede servir como hoja de ruta para describir dichos procesos es el ‘modelo de Minsky/Kindleberger’, en honor al profesor y alumno que lo idearon (aunque el verdadero creador del esquema fue Kindleberger, la influencia de su profesor, Minsky, resultó de suma importancia. Minsky a su vez fue fuertemente Influenciado por los escritos del economista clásico John Stuart Mill).  Esta plantilla o esquema se compone de cinco etapas, a saber:

  • Desplazamiento ( Displacement)
  • Creación crediticia ( Credit creation)
  • Euforia ( Euphoria)
  • Etapa crítica / Atribulación financiera ( Critical stage / Financial distress)
  • Rechazo ( Revulsion)

 

Aunque no me declaro ‘minskyano’ , sí comparto con ellos, al igual que los ‘austriacos’ - aunque las razones expuestas entre los primeros y los últimos sean muy distintas – la idea de que el epicentro de un proceso de auge y recesión se encuentra en el sistema financiero. A continuación intentaré, de la mejor manera posible, ‘ajustar’ el curso de los acontecimientos acaecidos en España durante el periodo comprendido entre el año 2000 aproximadamente (inicios del auge) y el año 2007-2008 (recesión). En la redacción de este artículo una duda se cierne sobre mí: la de pensar que, si al tratar de seguir este modelo estaré incurriendo en lo que Nassim Taleb denomina ‘falacia narrativa’. Vista la admiración que el autor libanés profesa por Minsky espero que no, aunque no tengo la certeza de que sea así. En el peor de los casos esta lectura robará al lector unos minutos de su apreciado tiempo sin aportar algo sustancial. Mis disculpas por adelantado. Siendo optimistas, intentaré introducir un modelo bastante utilizado por algunos de los profesionales más reputados (entre ellos, el 'gran reconocedor de burbujas' GMO) . La intención no es tanto la de demostrar su validez, sino la de darlo a conocer.

[ Advertencia al lector: El artículo contiene distintos gráficos relacionados con lo desarrollado en las etapas expuestas. Los gráficos no reflejan exclusivamente la etapa en la que han sido colocados, sino que intentan describir el proceso completo de auge y recesión. Por tanto el lector posiblemente tendrá que ir 'moviéndose' a lo largo del artículo.]

 

El Modelo Minsky/Kindleberger aplicado al caso Español

 

 

Etapa 1: Desplazamiento

 

Esta fase se caracteriza por la aparición de un shock exógeno que desencadena oportunidades en algunos sectores de la economía, lo cual incrementa la inversión, tanto física como financiera, y la producción. En el caso de España, este elemento exógeno fueron las crecientes expectativas de entrada en la Unión Económica y Monetaria (UEM). En su libro, La Primera Gran Crisis del Siglo XXI, Guillermo de la Dehesa escribe:

“El actual ciclo expansivo empieza (tras la recesión de 1993) a partir de finales de 1994, basado solo en las crecientes perspectivas de entrada de España en la UEM, que hicieron que los tipos de interés nominales y reales a corto y largo plazo cayeran rápidamente y que, tras la introducción del euro y la desaparición de la peseta, por tanto del riesgo de cambio, los tipos reales a corto plazo empezasen a ser negativos y la clasificación crediticia de España alcanzase la triple A, aumentando considerablemente la confianza en la economía española por parte de los inversores nacionales y extranjeros. Además, el euro resultaba ser un escudo protector de tal calibre que hacía que las diferencias de nivel de riesgo que los inversores asignaban a sus países miembros más débiles con mayores desequilibrios, como España, frente a los más virtuosos y estables, como Alemania o Francia, fueran mínimas”   

 

El siguiente gráfico muestra el nivel de los tipos de intervención en términos reales. Puede observarse la fuerte caída producida desde 1992 aprox. tal y como apunta de la Dehesa. Los inversores tuvieron la optimista expectativa de que, una vez dentro de la UEM, los desequilibrios de un país serían compensados por otros. Lo que ocurrió fue que España se aprovechó de unos tipos de interés excesivamente reducidos para una economía con una inflación históricamente superior a la de sus socios europeos, lo que produjo tipos de interés negativos durante muchos momentos.

 

 

Etapa 2: Creación crediticia

 

Del mismo modo que el fuego necesita del oxígeno, las actividades especulativas que conforman la burbuja necesitan de la creación de crédito para poder extenderse y magnificar así el auge. Esto suele llevar consigo la creación de nuevos bancos o la expansión de los ya existentes (por ejemplo, sucursales de pequeñas cajas regionales en otras comunidades), la aparición de nuevos instrumentos crediticios y la expansión del crédito personal (más los ya clásicos “1000, 3000 o 6000 € con solo una llamada”).

Con una creciente demanda alimentada por una cada vez más laxa política de concesión de préstamos es cuestión de tiempo que dicha demanda supere a la oferta, lo cual conduce al inevitable incremento de precios, lo que a su vez proporciona la llegada de una segunda oleada de inversión (real y financiera). El ‘circulo virtuoso’ hace acto de presencia. La nueva inversión incrementa los ingresos, estimulando ulteriores inversiones. Con cada oleada de nueva inversión la demanda de mano de obra - especialmente en un sector intensivo como el de la construcción – se incrementa y con ello la caída del desempleo y la subida de salarios. Esos salarios a su vez estimulan el consumo. Los ‘beneficios’ de la burbuja se extienden más allá del ‘sector originario’.

El siguiente gráfico muestra los niveles de Formación Bruta de Capital Fijo sobre PIB y el nivel de ahorro sobre PIB. España invertía cerca de un 30% de su PIB mientras que ahorraba por valor del 20% del PIB. El ahorro interno era insuficiente y para sostener ese nivel de inversión tuvimos que ‘importar’ ahorros extranjeros, incurriendo en un déficit por cuenta corriente del 10% del PIB.

 

Este gráfico refleja el número de inicios y aprobaciones de vivienda en España.

 

El gráfico inferior muestra, en línea azul, la tasa de crecimiento del crédito concedido a otros sectores residentes (OSR), es decir, al sector privado (familias y empresas) frente al crecimiento de la misma variable en Europa (línea negra). La tasa media española era de cerca del doble de la de sus socios europeos (20% aprox. frente a un 10% aprox.). Si Usted es un ferviente creyente en el poder del interés compuesto seguramente advertirá más claramente los peligros que subyacen en la dinámica que describe el gráfico.

 

 

Etapa 3: Euforia

 

Esta etapa de caracteriza por el excesivo optimismo y el ‘momentum’, definido por el campo de la física (de la economía) como la tendencia de un objeto (precio) en movimiento a permanecer en movimiento. Teniendo en cuenta que el acceso al crédito es un medio necesario para poder acceder a la compra de vivienda (y dada la bancarización de la economía española), los bancos son por tanto un factor necesario de la ecuación. Estos agentes prestan, en líneas generales, en base a tres factores:

  • La existencia de una demanda solvente.
  • La voluntad de tomar prestado por parte de esa demanda solvente.
  • La vivienda es tomada como garantía (infalible).

 

En el primero de los casos, la demanda parecía más solvente de lo que realmente era. Con una tasa de desempleo del 8%, una tasa de empleo del 66% (dos de cada tres personas en edad de trabajar lo hacían) y a base realizar actividades de bajo valor añadido, parte de los salarios crecían por encima de sus niveles de productividad, lo que supone que dichos crecimientos eran insostenibles en el largo plazo. Sin embargo, el exceso de optimismo llevó a pensar que tanto salarios como incrementos salariales se prolongarían ad infinitum. Buena parte de esta ‘dejadez’ a la hora de evaluar la verdadera capacidad para devolver el préstamo por parte del deudor venía dada por otro de los factores: los bancos creían que tomar la vivienda en garantía sería suficiente y que por tanto, en el peor de los casos, si el deudor deviniese insolvente el banco tomaría la vivienda y podría venderla con beneficios a pesar de la mora, pues ‘los pisos nunca bajaban’. El factor restante, la voluntad de tomar prestado por parte de esa demanda ‘solvente’, es quizá explicable por factores psicológicos  como la extrapolación de los crecientes precios y por la experiencia de los años 70 en España, cuando la vivienda actuó como un excepcional refugio frente a la creciente inflación (con una financiación concedida principalmente a tipos fijos). La idea de que la vivienda era algo seguro, que incrementaba su valor y a la vez se podía hacer uso de ella, hicieron que la noción de ‘inversión segura’ se transmitiese de generación en generación hasta los años 2000s, cuando con una apreciación anual de la vivienda superior a los tipos sobre hipotecas se incitaba a la gente a beneficiarse de ese ‘carry’.

Otro factor característico de la etapa de euforia es el excesivo optimismo también entre ‘agentes cualificados’, a saber, directivos de compañías, siendo el caso más ilustrativo el denominado Private Market Value, es decir, el precio que una ‘parte cualificada’ (estos directivos) está dispuesta a pagar por otra compañía. Seth Klarman lo describe a la perfección en su libro Margin of Safety:

“Hay muchas explicaciones para la volatilidad en el valor de un negocio. El "ciclo de crédito”, el periódico endurecimiento y relajación de la disponibilidad de crédito, es un factor importante, por ejemplo, ya que influye en el coste y términos en los que el dinero puede ser prestado. Esto a su vez afecta a los múltiplos que los compradores están dispuestos a pagar por las empresas. En pocas palabras, los compradores estarán dispuestos a pagar múltiplos más altos si reciben una baja tasa de financiación de lo que pagarían en una transacción no apalancada.”

 

Ejemplos como los de la OPA de Inmocaral sobre Inmobiliaria Colonial, la OPA sobre Fadesa por parte de Martinsa, y la OPA por el control de Metrovacesa, todas ellas en 2006, son solo algunos ejemplos de combinar euforia y laxitud en la concesión crediticia.

 

 

Etapa 4: Etapa Crítica /Atribulación Financiera

 

La línea que diferencia estas dos etapas es tan delgada que suelen unirse en una única etapa. La primera de ellas, la etapa crítica, es el punto en donde los directivos de las compañías deciden optar por ‘la toma de beneficios’ y monetizar su inversión ( insider selling), ¿y qué son las OPV ( Ofertas Públicas de Venta) sino la mayor exposición de insider selling? Entre los años 2006 y 2007, OPVs de Inmobiliarias como Realia, Astroc Mediterráneo o Parquesol entre otras fueron la tónica general.

La segunda subetapa es la atribulación financiera. Es el punto en el que la empresa contempla la posibilidad de no poder satisfacer sus obligaciones. Llegan los primeros y ya archiconocidos ‘concursos de acreedores’. El ‘dudoso honor’ de poseer los mayores importes en estos procesos los copan inmobiliarias como Martinsa-Fadesa (7.156 millones de euros), Reyal-Urbis (3.517 millones), Habitat (2.800 millones) o Sacresa (2.635 millones). El siempre perspicaz Kindleberger ya apuntaba: “la señal específica que precipita la crisis puede ser la caída de un banco o la revelación de una estafa.”

Comienzan los primeros síntomas de la crisis, o al menos los primeros síntomas de dominio público. En ese preciso momento, buena parte de los agentes se encuentran, según Keynes, en la peor posición posible para afrontar una crisis; largos en activos reales (vivienda) y cortos en activos nominales (deuda).  

 

 

Etapa 5: Rechazo

 

Las penurias del pinchazo de la burbuja son aún un vívido recuerdo que se apodera del ‘imaginario colectivo’. Atrás quedan los antiguos axiomas de que ‘la vivienda siempre sube’. Inmediatamente anterior a la repulsa del activo en cuestión (en este caso la vivienda), sucede la capitulación. Basándonos en lo expuesto en la etapa tercera, los criterios de concesión de crédito por parte de los bancos ahora se revierten; la demanda, en principio solvente, de crédito no es tal, y la escasa demanda solvente existente ya no está dispuesta a endeudarse, el volumen de transacciones de desploma, tal y como indica la línea negra (superior) del siguiente gráfico.

 

La fase de rechazo termina cuando sucede alguno de los tres casos siguientes:

  • Los precios caen lo suficiente como para que el activo vuelva a resultar atractivo (p. ej., Hedge Funds...etc. están volviendo a comprar propiedades en España).
  • Se prohíben los cortos en el activo en cuestión (en este caso difícil, si no imposible, de implementar directamente en un activo como la vivienda).
  • Intervención por parte de un prestamista de última instancia.

 

Acabada la fase de rechazo, se vuelve a la normalidad a la espera de que un nuevo shock exógeno reactive el siguiente proceso de auge y recesión, seguramente en otro sectror de la economía...

 

 

Comentarios (22)

23 Jun 14

@Luis1:


No utilizo ningún indicador macro para invertir. Como mucho suelo
hacer una valoración superficial ‘top-down’ utilizando variables como
la ratio CAPE o la ‘ratio q’. Es cierto que me fijo en varios
indicadores macro, aunque más que nada para parecer un tipo
interesante a la hora del café J


Mis preferidos son el ‘Leading Economic Indicators’ (LEI), que
aglutina 10 variables (entre las que ya se encuentra el diferencial de
tipos), en combinación con el ‘Kasriel Recession Warning Indicator’
(KRWI) que utiliza el crecimiento anual  en términos reales de la base
monetaria y la propia curva de tipos. Para más información les indico
href="http://www.safehaven.com/article/7198/recession-imminent-both-the-lei-and-the-krwi-are-flashing-warning">el
siguiente artículo de 2007. Un pequeño extracto sobre el LEI:



“LEI has heralded every recession (vertically shaded areas) since
that of 1960, yielding only one false signal. That false signal
occurred in late 1966 through early 1967.” 


 Al parecer la única señal falsa fue la de 1967. Si utilizamos el LEI
combinado con el KRWI dicha señal desaparece (aunque el KRWI, por
separado, no indicó la recesión de 1960). Algunos auguran la muerte
del KRWI debido a las actuales políticas de los bancos centrales (la
base monetaria no se contraería). Eso, de momento, creo que está por ver.


Cuando la curva se invierte, históricamente el oro y las materias
primas han sido los grandes ganadores, tal y como apunta este gráfico
de Meb Faber con datos desde 1973 hasta 2009 en los que muestra los
‘grados’ de la curva de tipos (bono a diez años menos letras del
tesoro a 90 días), el tiempo que ha pasado la curva en ese estado y
las rentabilidades anualizadas por cada clase de activo.




 


@bauer110:


Bueno no tienen que ser estúpidos. Simplemente están aprovechando una
dinámica (o son víctimas de ella). Uno de los males que afectan a las
corporaciones es el cortoplacismo. Lo mismo ocurre en bolsa etc. Está
muy bien lo de la reversión a la media, la preservación del capital
etc. pero existe lo que se llama career risk. En ese mundo
no hay mucha diferencia entre ‘acertar demasiado pronto’ y estar
equivocado. En el caso de los bancos, si tú no concedes un crédito
otro de la competencia lo hará por ti, al fin y al cabo en dinero es
un producto commodity y como tal, uno va a pedir prestado a aquella
entidad que le ofrece las condiciones más ventajosas. Si eso ocurre,
ya no eres ‘el Sr. X (ninguna relación con los GAL), el banquero de mi
sucursal’ sino que eres ‘el Sr. X, el ex-empleado de sucursal’ y
víctima de no participar de esa   href="http://es.wikipedia.org/wiki/Carrera_hacia_el_abismo">‘carrera
hacia el abismo’.


Por otro lado, gente como Alberto Recarte afirman que esto era una
carrera por hacerse lo suficientemente grandes como para volverse
entidades sistémicas y por tanto, rescatables. También hay que tener
en cuenta que cerca del 50% del sector financiero lo constituían cajas
de ahorro, dirigidas por criterios en ocasiones contrapuestos a los
criterios empresariales. En mi opinión - no información sino opinión -
seguramente entre dos cajas similares, A y B, con retornos sobre sus
activos (RoA) idénticos, los criterios políticos se decantarán por la
más grande de las dos ¿por qué? porque la caja más grande tiene mayor
capacidad para financiar el ‘aparato político’ (igual RoA, mayor
tamaño, mayores beneficios, mayor capacidad de canalizar a su antojo
esos recursos hacia lo que interese a los políticos de turno…). Esto
último, vuelvo a remarcar, es estricta opinión, no información.


 


@McBraulio:


Con respecto a la primera pregunta, voy a romper una lanza en favor
de los banqueros, al menos en favor de la clase intermedia como
directores de sucursal (ahora entenderán los usuarios de Unience
porqué pongo una foto de Clint Eastwood como perfil… ¡uno tiene que
seguir saliendo a la calle después de este tipo de declaraciones!).
Conozco a dos ex-directores de sucursales que en los años de bonanza
tenían q vender un número determinado de tarjetas a sus clientes. Cada
mañana la central les llamaba dos o tres veces para obtener feedback…
¡ni los TEDAX soportan tanta presión! Por su puesto, si no cumplías…
ya sabes dónde está la puerta… otros ‘trepadores’, antiguamente
denominados compañeros de trabajo, estaban al acecho. Por tanto no era
sólo una cuestión de bonus, sino de malus. Le
recomiendo a Vd. y al resto de lectores que busquen algún trabajo de
Dan Ariely sobre los efectos ( a veces beneficiosos, a veces
perversos) de los incentivos.


 


Sobre su segunda pregunta no me veo cualificado para responder… pero
no lo descarte. Además, toda actividad económica necesitada de
subvención permanente está abocada al fracaso…


 


23 Jun 14

Ruben:


No te creas esos backtest de Faber (ni otros)..............las bases
de datos són inexactas,la metodología tiende al curve-fitting.....por
eso el backtest (que no hagas tu) tiene un valor limitado.


Lo que se sabe con certeza ,es que Berkshire cotizaba a 15-20 dolares
en los 70....e Inditex a 12-14 hace 10 años....eso si......pero vender
y comprar estas todos los años es diferente....muy diferente.


Por eso el intradía no funciona y el operar con frecuencia no
funciona.............todos los helpers tienen que comer...el broker,el
banco,el market maker (no digamos hacienda).


Esto me costo muchos años (y dinero) comprenderlo.


Luis1 Dermatólogo de Barcelona

23 Jun 14

@Rubén1985:  Cuando colgué el primer cuadro bueno tuve un serio
problema, los que hasta entonces  hacían su función decorativa dañaban
la vista e invitaban a dejar las pareces en blanco. Rubén, tu
comentario es tan bueno como tu artículo.  Leyéndote llego a una
conclusión lógica... !No tiene sentido que siga escribiendo!  Como
máximo me atreveré a haceros alguna pregunta de vez en cuando.


Gracias.


23 Jun 14

@Luís1:


NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!


23 Jun 14

@quixote1:


Bueno la cifra en sí no lo sé pero echando un vistazo rápido a la
relación curva de tipos invertida y posteriores retornos del oro,
parece que al menos el signo de la revalorización es positivo... al
menos eso parece con los datos de la Fed. Ya le digo que esto no lo
utilizo para invertir, más bien para parecer un tipo interesante en
alguna conversación entre amigos ;-)


23 Jun 14



Gracias @Ruben1985.




Deduzco que las comisiones y bonus (beneficiosas o perversas,
no descritas hasta el momento) fueron esenciales
en la maquinaria de concesión de créditos a una demanda que se
"creía" solvente y que luego no era tal. No entiendo
cómo en los estudios sobre fenómenos burbuja no se incluye un
apartado amplio sobre ello.




Permítame ahora una broma; si es que lo anterior era serio. Me
ha defraudado con lo de Clint Eastwood. Quedaría mejor si dijera
que defender al director comisionado de la sucursal es la mejor
manera de defender implícitamente al cliente que firmó un contrato
con él y ahora se siente estafado, para que de esta manera pueda
ese cliente cobrar urgentemente del dinero de todos.


 


23 Jun 14

El artículo me ha recordado a estos 10 años pasados leyendo a pp.cc
(pisitófilos creditófagos), que quizás con otro leguaje y con un
seudónimo distinto en sus inicios IR- (Intereses Reales Negativos),
vaticinó con claridad meridiana lo que fianalmente sucedió.


Con su permiso pondré aquí el link que en su día traté de resumir y
copiaré la subfase que comenta en el artículo. Me ha gustado mucho por
cierto, y además lo he seguido muy bien porque ha sido como explicar
hacia atrás lo que ya había ledído en su día hacia adelante. 


 



http://www.unience.com/blogs-financieros/aoshi7/proyeccion_economia_en_espana_y_ciclos_ppcc


La verdad que que la siguiente subfase, para estar escrita por
tiempos en los que algunos ya perdíamos la confianza en que los pisos
fueran a caer de precio (si no leyeron este link en su día, pasen un
buen rato poniéndose en situación en 2006)  href="http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/198580-articulos-de-jose-catalan-deus.html">http://www.burbuja.info/inmobiliaria/burbuja-inmobiliaria/198580-articulos-de-jose-catalan-deus.html,
ha sido totalmente premonitoria y muy bien explicada durante todos
estos años por pp.cc. 


 





Subfases que nos interesan ahora:


- 1986-1989, primera alza explosiva de precios inmobiliarios;


- 1989-1998, mantenimiento de precios con devaluación de la peseta


- 1998-2006, segunda alza explosiva de precios con nueva divisa de
Euro e IR- (Intereses reales Negativos);


- 2006, turning point, precios inmuebles tocan techo y a bajar.


- 2006-2008, aterrizaje "suave".


- 2008, recesión


- 2009 Probema de entidades de crédito públicas (Cajas de Ahorro)


- 2010 Problema fiscal y deuda (pública y privada)


- 2008-2011, crash, que todavía falta lo más curioso por ver;



- 2011, capitulación y rescate


A partir de 2012 creación de un futuro mejor para nuevas
generaciones, hacia una economía libre, exportadora, sostenida y
viable, con precios inmuebles lógicos.


----------------------------------------------------


 


Quizás la fábula del ciclo Kondratieff sea más certera de lo que
nosotros nos pensamos, precisamente por lo que Juan Ignacio Crespo
siempre comenta: "El mundo cambia, pero las personas no".



http://www.unience.com/blogs-financieros/aoshi7/el_ciclo_kondratieff


 


 


arturop https://foro.masdividendos.com/

23 Jun 14

Excelente artículo, una vez más, me tiene Vd. harto con tanto
protagonismo y veneración en esta red.


Como en los accidentes aéreos u otras grandes catástrofes
(disclaimer: evidencia anecdótica), los grandes desastres no suelen
suceder por una cosa en concreto, sino por una combinación de varias.
Eso sí, hay un catalizador (el shock exógeno) que lo dispara todo. En
nuestro caso, y haciendo tanto de historiador como el que más yo veo:


1) Todos los que se endeudaban sin saber ni lo que hacían y/o
metiendo todo lo que podían en la hipoteca (caso hipoteca Chayanne o bemeuve)


2) Los objetivos de venta de dinero en los bancos y cajas


3) La situación de descontrol en las cajas fruto de la injerencia
política al timón.


4) El contubernio crony capitalism entre políticos y altos ejecutivos
de los grandes bancos


5) La política de los BBCC


Es en este último punto donde me quiero detener. Si se está acusando
de imprimir dinero a los BBCC ahora, donde imprimieron pero como
verdaderas bestias es a lo largo de toda la burbuja. Para quienes no
lo sepan o lo olviden, el dinero se crea exactamente con cada
concesión de hipoteca o préstamo. Es el BC el que está al final del
hilo conductor y es el quien acepta un tipo de activo determinado como
contrapartida al dinero que manda hacia abajo por la cadena del
crédito. Es el BC quien determina cuánto deja apalancarse a los
bancos, vamos qué grado de garantía conforma cada activo depositado.
Aquí está la raíz de todo, los bancos correctamente interpretan que no
son más que comercializadores de la marea de liquidez que posibilitan
los BBCC y son conscientes de que "at the end of the day"
los BBCC no tiene más remedio que actuar de "backstop"
porque si no se van al carajo ellos mismos. Se podría manejar esta
situación si se hiciera un uso más correcto de los tipos de interés 
exclusivamente; yo intuyo que sí, pero el problema es
lo que implica establecer unos tipos de interés altos, las
consecuencias que esto tiene por toda la cadena financiera:
consecuencias que ningún político está dispuesto a asumir 
sobre todo cuando los incentivos son la reelección
democrática
. La pregunta que lanzo al aire es, ¿funcionaría
todo mejor si en lugar de dinero público se admitiera la generación y
utilización de dinero privado? ¿Hay solución con el sistema actual o
estamos expuestos a los ciclos de boom and bust? ¿Como inversores 
inteligentes (risas) nos interesa que haya solución o
precisamente podemos aprender a posicionarnos para ser las rémoras que
van haciéndole la limpieza dental al tiburón de turno? (ojo con no
acercarse mucho)


Paso palabra.


 


23 Jun 14

Arturo, no se meta con Clint que no es Wayne y es capaz de disparar
por la espalda....


24 Jun 14

Muy grande Ruben!!!