Tiempo para la segunda revisión de este “experimento en tiempo real”. Se muestran aquí las rentabilidades obtenidas a tres meses por una cartera basada en acciones del S&P 500 con EV/EBITDA menor a cinco veces. Las dos próximas – y últimas - revisiones se producirán cuando la cartera cumpla seis meses y finalmente un año. El origen de esta cartera, así como la primera de las revisiones (al mes de ser creada) pueden encontrarse aquí y aquí.

Para evitar conflictos con el siempre vehemente @aoshi7 ;-) advierto al lector sobre mi desconocimiento sobre si los resultados mostrados por google finance muestran rentabilidades total return. De todos modos, la rentabilidad por dividendo a día de hoy de la cartera total así como la del TOP 10 son superiores a las del S&P 500 con un 2,26%, 2,2% y 1,93%, respectivamente. Como siempre, indicar que en ningún caso esto supone una recomendación de compra y que los datos podrían estar sujetos a errores.

 

 

Quiero dedicar este artículo a @Luis1, cuya fortaleza psicológica me sorprende cada día más. Al margen del resultado final de este experimento, él fue el único (incluso incluyéndose un servidor) que se sentía preocupado por no tener en cartera ninguno de los nombres aquí mencionados. Se me antoja como la viva encarnación de G.K. Chesterton, de quién Jason Zweig relata que una vez se le acercó un cínico diciendo “benditos los que no esperan nada, porque no se sentirán decepcionados” a lo que Chesterton respondió “benditos sean los que no esperan nada, porque disfrutarán de todo”. Siguiendo con Zweig, “en los mercados financieros, cuanto peor parece el futuro, mejor suele acabar siendo”.