Durante el tercer trimestre de 1997, la economía de los EE.UU. registro unos márgenes de beneficio del 7,3%. En el mismo trimestre de 2013 estos fueron del 10,1%, un nivel un 38% superior (fuente: Leuthold Group).

 

¡Es la globalización, estúpido!

El principal argumento que se suele argüir en defensa de estos elevados niveles de beneficio es el del efecto que ha tenido la globalización sobre la estructura de costes, entre los que destacan - constituyendo en EE.UU. cerca de un 70% del total de los costes de producción - los costes laborales. Se estima que desde la caída del telón de acero en los países comunistas, pasando por la adhesión de China a la Organización Mundial del Comercio (2001) la fuerza laboral se ha visto incrementada en unos 1.000 millones de individuos. Esta reducción de costes, en efecto, se ha producido, y especialmente afectados por este movimiento de deslocalización han sido aquellos trabajadores de los países más desarrollados con menor cualificación (empleados en actividades de bajo valor añadido).

 

No dejes que los hechos te estropeen una buena historia

Si la única variable a la hora de estimar los cambios en los márgenes de beneficios son dichos costes laborales (los más influyentes de entre los costes de producción), el razonamiento anterior debería ser totalmente acertado. Sin embargo, tal y como indica el siguiete gráfico realizado por Leuthold Group el margen operativo del sector corporativo estadounidense ¡apenas ha variado! desde el 15,1% registrado durante el tercer trimestre de 1997 y el 15,3% registrado en ese mismo trimestre de 2013.

 

 

La realidad que se desprende del anterior gráfico es que han sido otros costes - financieros e impositivos, en contraposición a los operativos – los culpables de los actuales márgenes de beneficios record. No panacea aquí tampoco. Fuerzas capitalistas en funcionamiento. Cuando una empresa y sus competidoras aplican una misma medida ninguna de ellas puede quedar beneficiada en forma de mayores beneficios sobre las otras. Por el contrario, aquella que no aplique dichas medidas se verá afectada negativamente al perder competitividad.

 

Evolución de los gastos financieros (Gastos financieros netos / PIB)

 

 

Evolución de tasa impositiva aplicada a las corporaciones estadounidenses

 

 

Las razones pueden ser otras pero el argumento de que la globalización reducido los costes laborales y fruto de ello se han incrementado los márgenes de beneficios es a partes iguales realidad y ficción. Si bien es cierto que los costes de producción se han reducido, los márgenes de beneficio, de acuerdo a los datos de Leuthold Group, se han mantenido prácticamente invariables.