Rubén
(Ruben1985)

¿La Muerte del Contrarian o Nada Nuevo Bajo el Sol?


Escrito 1 Oct

Corren malos tiempos para la inversión contrarian. Incluso para su ‘matriz de pensamiento’ el value investing. Así lo atestiguan tanto el underperformance de muchos gestores value como el siguiente gráfico que muestra, desde el suelo de marzo de 2009, las rentabilidades obtenidas por el índice Russell 1000 Growth (IWF, en línea azul) y el Russell 1000 Value (IWD, en línea roja). Durante ese tiempo, según los datos proporcionados por Google Finance, el primero de ellos ha obtenido una rentabilidad acumulada del 185,97% frente al 145,34% obtenido por su ‘hermano’ value.

 

La fecha de color rojo indica el momento (mediados de 2010) en el que el índice de valor pierde el ritmo con respecto al índice de crecimiento. Desde 2010 hasta nuestros días ha pasado cinco años. Pero… un momento, ¿no está la web inundada de estudios académicos que demuestran la superioridad del value frente al growth en el largo plazo? Sí, pero estas anomalías ocurren de vez en cuando e incluso cinco años pueden resultar no ser “largo plazo” (salvo para el inversor en valor que lo padecerá como un periodo dolorosamente largo). Según Keith Anderson, profesor y autor del libro The Essential P/E, durante el periodo 1995-2000 el growth también superó al value. Joel Greenblatt, en su última aparición en el programa Wealthtrack mencionaba como durante esos años el Sr. Mercado no compartía las valoraciones que ellos estaban dando a los negocios (Greenblatt suele apuntar en sus clases que, si haces una valoración aproximadamente correcta, el Sr. Mercado coincidirá contigo en posiblemente los siguientes dos o tres años).

Una de las razones de este “triunfo” del growth podría ser su mayor ‘duración’ frente a las acciones value (el profersor Aswath Damodaran calcula que las acciones value suelen tener una cash flow duration cercana a los diez años frente a los treinta años de las acciones growth ) que las hacen más sensibles a los tipos de interés. Como mencionaba Francis Chou en una de sus cartas:

“Cuando usamos el método del descuento de flujos de caja para calcular el valor intrínseco, ponemos la tasa de crecimiento de la empresa en el numerador y la tasa de descuento en el denominador. Normalmente utilizamos el bono a 30 años como proxy para la tasa de descuento. Algunos inversores utilizan el bono del Tesoro a 10 años.

Sin embargo, cuando las tasas de interés son tan bajas como lo son ahora y utilizas estas, se puede crear la sensación equivocada de que las acciones están baratas. Matemáticamente, utilizando la fórmula del descuento de flujos de caja, cuando la tasa de crecimiento es superior a la tasa de descuento, uno puede pagar cualquier precio por una acción y aun así justificar que está barata. Así es como funciona la matemática. Si la gente está convencida de que estas bajas tasas de interés están aquí para quedarse por un largo tiempo, entonces las acciones están baratas, especialmente para las empresas cuyas ganancias están creciendo.

Pero deberíamos tener mucho cuidado al utilizar unos tipos de interés bajos como justificación para pagar precios más altos. Es el oro de los tontos y podría conducir a grave error de juicio en la evaluación de las compañías.”

 

Sea lo que fuere, quizá como el propio Greenblatt menciona, las estrategias value y/o  contrarían  funcionan porque no siempre funcionan.


Comentarios