Rubén
(Ruben1985)

¿Qué nivel de tipos de interés nos podemos permitir?


Escrito 20 Sep

“En 1989, cuando los tipos de interés subieron hasta el 9,5%, pincharon la burbuja de inmuebles comerciales y causaron la crisis de las Savings & Loans [cajas de ahorro] . La burbuja tecnológica se pinchó conforme los tipos se aproximaban al 6,5%. Y en junio de 2006, unos tipos del 5,25% desencadenaron el colapso del mercado de propiedad residencial y provocaron la Gran Recesión.”

-Broyhill Asset Management

 

Una de las conclusiones a las que uno posiblemente llegue al leer el texto introductorio sea, “vaya, parece que somos cada vez más sensibles a los tipos de interés”. Al menos eso ha sido lo que me ha ocurrido a mí (y por el bien de no haber incurrido en el clásico sesgo de falso consenso, espero que así le haya ocurrido a Vd.).

Si a un elevado nivel de endeudamiento se le une un creciente nivel de tipos de interés (como ha venido sucediendo durante las últimas fechas), en principio, mayor dificultad para cumplir con los compromisos asociados a dicha deuda. Aun a riesgo de incurrir en el típico sesgo de confirmación, el siguiente paso sería el de buscar información sobre los niveles de endeudamiento de la economía de los EE.UU. durante la aparición de los eventos anteriormente expuestos. En principio, parece bastante coherente que un elevado nivel de endeudamiento sea un criterio necesario, aunque quizá no suficiente, para que un incremento de los tipos se traduzca en un 'evento recesivo'. La siguiente imagen muestra los niveles de deuda total sobre PIB en cada uno de los eventos descritos. Por deuda total de entiende la deuda privada -  deuda de las familias y empresas (financieras y no financieras) - más la deuda pública.

 

 

Quizá la peor noticia - especialmente cuando se está hablando de un nivel de deuda total sobre PIB del 344,7% (enero 2013) – sea el hecho de que el Mckinsey Global Institute califique a los EE.UU. como el ‘alumno aventajado’ en lo que al proceso de desapalancamiento se refiere. Como muestra la siguiente imagen (aparecida en prensa a inicios de 2012), los niveles de endeudamiento de diversas áreas geográficas no invitan al optimismo y puede que la situación de los EE.UU. frente al resto del ‘mundo deudor’ en cierto sentido nos muestre un nuevo y macabro ‘concurso de belleza’ en el que, a diferencia de aquel sobre el que Keynes especuló, el ganador no sea aquel que acierte quien parece más guapa, sino aquel que acierte quien parece ‘menos fea’.

Observando los niveles de endeudamiento globales uno no puede sino preguntarse ¿qué nivel de tipos de interés nos podemos permitir?

 


Comentarios