Wall Street cerraba el pasado viernes con signo mixto tras tres días consecutivos de descensos , y el Dow Jones de Industriales concluyó con una leve subida del +0,10%, aunque no pudo evitar su segunda semana seguida de pérdidas. Al cierre de la sesión, el selectivo se situaba en los 15.755,36 enteros. Ligeramente peor le fueron las cosas al  S&P 500, que bajaba un tímido -0,01 % para quedarse en 1.775,32, al tiempo que el índice Nasdaq subió el 0,06%, haciéndole recuperar los 4.000 puntos (4.000,98).

La sesión discurrió muy tranquila, con pocas operaciones y ausencia de referencias macroeconómicas de perfil alto , destacando solamente los precios a la producción, que caen en noviembre un -0,1%, frente al comportamiento plano que se esperaba y la contracción del -0,2% previa. Por tanto, la jornada fue más bien de transición a la espera de la reunión del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal que comienza el martes y concluye el miércoles, que servirá para salir de dudas acerca de un posible recorte de estímulos monetarios a la economía americana.

A nivel corporativo destacaron dentro del Dow las subidas de Visa (1,94 %) y General Electric (1,13 %). En el lado negativo, Microsoft perdió un -1,42 %, mientras que Cisco bajó un -1,32 %. Dentro del Nasdaq las miradas se dirigieron hacia  Adobe, cuyas acciones se anotaban un 12,78% tras anunciar que en el último trimestre elevó en 400.000 clientes su negocio en la nube repuntando los ingresos un 38%. Otro de los valores destacados de la jornada fue Anadarko Petroleum, que se dejaba un -6,42% tras recibir recomendación de venta por parte JP Morgan.

Las bolsas europeas inician en terreno negativo una semana clave, muy intensa en cuanto a datos macroeconómicos, teniendo todos los días citas destacadas. No ayudaban esta mañana a los índices europeos en la apertura el inesperado descenso del PMI manufacturero de Markit en diciembre Chino (hasta 50,5 desde 50,8), que plantea dudas sobre la recuperación de los últimos meses. Dentro del conjunto de referencias que se conocerán los próximos días lo más importante será la reunión de la Reserva Federal del próximo miércoles y la posterior rueda de prensa de Bernanke con la actualización de sus previsiones macro, que mantendrá en vilo a los mercados.

En nuestro mercado el Ibex 35 amanecía también sin fuerza (+0,02%), lo que le llevaba a cotizar en los 9.274,9 enteros en los primeros cruces , con la mayor parte de los valores en números rojos. Sin embargo, tras un flojo arranque el selectivo ganaba algo de velocidad y se situaba en terreno positivo, al igual que ocurría con la mayoría de los mercados europeos.

ArcelorMittal lideraba la parte baja del pelotón, con un descenso del -3,24%, seguido de FCC (-2,39%) tras llegar esta última a un acuerdo sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la compañía el pasado mes de noviembre, para su división de construcción de España. En el lado contrario de la tabla se colocaban DIA (+1,79%), Gas Natural (+1,18%), OHL (+0,54%).

Otro de los puntos clave de la semana será la celebración de un nuevo Ecofin y un Consejo Europeo que debería cerrar el Mecanismo Único de Resolución. Mientras tanto, hoy la atención se dirigirá hacía el Empire manufacturero, la producción industrial y capacidad utilizada americana de noviembre, para las que se espera que sigan ganando terreno. También podríamos asistir a un buen desenlace de los PMIs adelantadas de diciembre de la Eurozona, que deberían seguir confirmando la mejora del contexto macroeconómico. En cualquier caso, pensamos que la posible mejora del tono macro podría quedar eclipsada al inicio de la semana, ya que lo lógico sería pensar que los mercados seguirán laterales o con cierto goteo a la baja hasta que se conozca el desenlace de la reunión de la FED.

En el plano corporativo europeo estaremos pendientes de los títulos de Orange, ya que la compañía francesa podría tomar una participación minoritaria en Mobilis, compañía argelina, de acuerdo a lo recogido por Bloomberg.

En el mercado de divisas, el euro ganaba posiciones frente al dólar y al inicio de la sesión de hoy el cambio entre las dos monedas se situaba en 1,3744 unidades, mientras que en el de renta fija, la prima de riesgo permanecía estable en los 228,60 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a 10 años exigiendo un 4,106%.