La categoría VDOS de Renta Variable Internacional Japon Small/Mid Cap se revaloriza un 7,55 por ciento en el último año y un 24,14 por ciento en el periodo de los últimos tres años.

Japonesas de pequeño tamaño y alto potencial

La economía japonesa ha mostrado una fortaleza notable con su pronta recuperación tras el terremoto de Fukushima y sus dramáticas consecuencias. Un conocimiento profundo y cercano del mercado nipón revela la existencia de un buen número de cotizadas japonesas, con una presencia importante en el mercado bursátil o un sólido nicho de mercado que les permitirá mejorar y crecer. Y muchas de ellas no son los grandes nombres bien conocidos por todos, sino empresas de tamaño mediano.

Entre los fondos con mejor comportamiento de la categoría, la clase A2 USD CAP de   HENDERSON HF - JAPANESE SMALLER COMPANIES FUND  acumulaba en el último periodo anual una rentabilidad de 11,85 por ciento, según VDOS, llegando a revalorizarse un 52,75 por ciento a tres años. Su objetivo es obtener una revalorización del capital a largo plazo invirtiendo en un universo selecto de entre 35 y 45 acciones de pequeñas sociedades japonesas de alta convicción. Aunque toma como referente el índice Tokyo SE Second Section, su gestión no se focaliza en seguir a este índice, sino en obtener el mayor retorno posible con una cuidada y oportunista selección de valores. Por rentabilidad, se posiciona en el primer quintil en todos los periodos, a uno y tres meses, así como a uno, tres y cinco años, siendo su dato de volatilidad un 22,35 por ciento en el último periodo de doce meses. Para invertir en este fondo, denominado en dólares, se requiere una aportación minima de 2.500 dólares (aproximadamente 1.834 euros). Sus participes soportan una comisión fija de 1,20 por ciento y de deposito de 0,10 por ciento. Adicionalmente, se grava con un 1 por ciento de comisión de reembolso permanencias inferiores a 90 días y se aplica una comisión variable de 10 por ciento sobre resultados positivos del fondo respecto a su índice de referencia.

Un 8,43 por ciento, según VDOS, se revaloriza en el mismo periodo la clase EUR A CAP del fondo   M&G JAPAN SMALLER COMPANIES FUNDllegando a alcanzar una rentabilidad de 48,70 por ciento a tres años. Como el anterior, se referencia al índice TSE2 (Tokyo SE Second Section) invertiendo mayoritariamente en pequeñas empresas japonesas incluidas en el tercio inferior - por capitalización bursátil – del total de valores cotizados en la bolsa de Tokio. La rentabilidad obtenida por el fondo en los últimos tres y cinco años lo posiciona en el primer quintil por este concepto, registrando un dato de volatilidad en los últimos doce meses de 27,45 por ciento. La aportación minima requerida para invertir en este fondo es de 1.000 euros, aplicando a sus participes una comisión fija de 1,50 por ciento y de deposito de 0,01 por ciento.

Schroder Investment Management gestiona el fondo   SCHRODER ISF JAPANESE SMALLER COMPANIES, que en su clase A ACC registra una revalorización de 7,02 por ciento, según VDOS, en el último año y 40,29 por ciento en los últimos tres años. Su objetivo es obtener un crecimiento de capital invirtiendo en renta variable de sociedades japonesas de pequeño tamaño, tomando como referencia el índice Russell Nomura Small Cap. Requiere una aportación minima de 1.000 euros, gravando a sus participes con una comisión fija de 1,50 por ciento y de deposito de 0,53 por ciento.

Desde el año fiscal de 2001, los beneficios de las empresas japonesas han crecido a buen ritmo, descontando el impacto de la crisis de crédito. Se ha incrementado el volumen de activos con la implementación de medidas de control de gasto y un uso mas disciplinado de los flujos de caja, llevando a una mejora de los beneficios subyacentes de las compañías japonesas. Al mismo tiempo, se ha dado una mayor importancia al buen gobierno de las empresas, llevando a dar una importancia mayor a los intereses de los accionistas. Considerando los altos niveles de reservas almacenados por las cotizadas japonesas, se espera que muchas de ellas optaran por recompensar a sus accionistas a través de pagos de dividendos en los próximos años.

Paula Mercado - VDOS
Más análisis en quefondos.com