Durante la última semana antes de las elecciones del 22-M, un movimiento cívico de protesta ha adquirido la suficiente envergadura como para preocupar a las fuerzas políticas predominantes. Ante una supuesta ilegalidad de la concentración, la Junta Electoral de Madrid ha intentado poner freno a las protestas en la Plaza del Sol.
Sigue leyendo el articulo completo en Sintetia.com