De haberse comparado el impacto social de reducir hora y media un trayecto de tren con el de otras alternativas de gasto, quizás el AVE no habría sido recibido con tanto entusiasmo popular.
Seguir leyendo el articulo completo en Sintetia.com