La ilusión y la pasión no se pueden subvencionar y, sin embargo, son las claves para dinamizar la innovación.
Leer el resto del articulo en Sintetia.com