Conocí a Javier Carril tras encontrarme con su último libro, “Desestrésate”. Pensé que podría ser otro de los muchos títulos que hablan de un tema estrella en la sociedad actual, el estrés. Mi relación con el estrés es algo extraña, desde no conocer exactamente qué es, hasta pensar que incluso era algo “positivo y admirable” para los directivos y personas de empresa, hasta empezar a experimentar que puede ser uno de los desencadenantes más perjudiciales para la salud y con grandes efectos colaterales en distintos ámbitos. Me atreví con el libro porque estoy muy alineado con lo que dice su contraportada respecto querer aportar: “la visión de una empresa nueva, con valores nuevos, donde los profesionales alcancen su mayor nivel de productividad, creatividad y, al mismo tiempo, bienestar”. Bienestar y estrés parece que no pueden ir en la misma frase, al menos en unos niveles elevados de ambos. Esto rompía algún mito que tenía en mi cabeza, que solía asociar al estrés a “estar ocupado, tener muchas cosas y resolver rápido y ser efectivo con un nivel de actividad máxima”. Pero gracias a Javier Carril me he dado cuenta que los objetivos de realizar grandes tareas, complejas, creativas y alcanzar altas cotas de productividad no tienen que ir acompañados de altos niveles de ansiedad, nervios o estrés. El estrés puede ser tu amigo pero sólo si eres capaz de controlarlo. Y ésta creo que puede ser la gran aportación de este libro brillante, directo y práctico, publicado por la Alienta Editorial.

Tener a Javier Carril para los lectores de Sintetia es un lujo. Comienza un año muy complejo, lleno de incertidumbres, donde muchas empresas tienen que abordar importantes desafíos y adoptar decisiones duras. Estamos en el mejor ecosistema posible para que aflore el estrés, el mal rollo y la crispación. Y ante esto necesitamos alguna vacuna, y “Desestrésate” puede ser una muy recomendable.

Leer la entrevista en Sintetia.com