La austeridad, la prima de riesgo, las reformas constitucionales están olvidando los problemas reales: sin crecimiento, no hay futuro.
Leer el resto del articulo en Sintetia.com