Sintetia

ESPAÑA.

La desastrosa reintroducción de la desgravación por vivienda


Escrito 2 Jan 12

Es difícil saber dónde empezar a analizar una batería de medidas fiscales tan amplia como la anunciada el pasado viernes por el Gobierno entrante. El resumen podría ser que quizás no había otra alternativa ante la inoperancia fiscal de las comunidades autónomas, las cuales, aun teniendo autoridad fiscal para modificar el IRPF, parecían preferir naufragar presupuestariamente antes que tocar ningún tramo. Así, ha sido el gobierno el que asume el coste político de la subida de impuestos, que intenta entre otras cosas poner en orden las cuentas autonómicas (gracias al IRPF) y municipales (gracias al IBI).

Pero hay una medida que me gustaría analizar más detenidamente por inoportuna, ineficaz e injusta: la reintroducción (¡con efectos retroactivos!) de la desgravación por vivienda. Y nada mejor para explicarlo que mi pequeña historia personal.

Dentro de mí habitan dos personas distintas: un ciudadano más o menos egoísta frente a un economista que intenta analizar la realidad y defender aquello que es mejor para el país en su conjunto. Y, por lo que respecta a la reintroducción de la desgravación, el economista está hoy de luto mientras el ciudadano egoísta da saltos de alegría con una sonrisa de oreja a oreja.

Leer el resto del articulo en Sintetia.com

Comentarios (2)

mariatejero Enredadora social y financiera

2 Jan 12
Yo personalmente no hubiera reintroducido la desgravación fiscal, la decisión de comprar o no una vivienda está influida en este caso por un tema de necesidad, por el precio y las previsiones sobre cómo va a variar este último. Si se hubiera dejado tal y como estaba nadie se hubiera quejado a estas alturas
10 Jan 12
De acuerdo contigo! Ha sido la medida más injusta en mi opinion de todas las que llevamos ... Innecesaria y como decimos, sin fundamento economico para ello !!
El firmante del post compro casa en 2010 ... y por eso "el ciudadano que rie". Pero yo, por ejemplo, compre en 2009, "buscando" esa dichosa deducción ... por lo que en mi caso, tanto como economista como ciudadano, estoy llorando. jejeje.
Un saludo,
Andres