El presidente entrante tiene ante sí dos opciones: ceder de facto parte de la soberanía nacional a las instituciones europeas o tratar de preservar la autonomía española y la independencia política.
Leer el resto del articulo en Sintetia.com