Snowball SICAV Newletter Octubre 2020

Snowball SICAV Newletter Octubre 2020

1
Me gusta
2
Comentar
Guardar
Compartir

La rentabilidad neta de gastos de Snowball acumulada en 2020 es del 16,2%. Asimismo, les recordamos que rentabilidades pasadas no son garantía de rentabilidades futuras.
 
A continuación, y a modo de referencia, les mostramos la evolución de Snowball y del índice mundial en euros incluyendo reinversión de dividendos:     

Rentabilidad acumulada 2020 1 año 3 años 5 años Inicio
Snowball 16,2% 27,5% 51,5% 59,9% 63,5%
MSCI all country world (€) -6,3% -0,6% 21,0% 41,3% 51,4%
  Diferencia 22,6% 28,1% 30,5% 18,5% 12,1%
           
Rentabilidad anualizada     3 años 5 años Inicio
Snowball     13,9% 8,8% 8,6%
MSCI all country world (€)     5,2% 5,8% 7,2%
  Diferencia     8,7% 3,0% 1,4%

   
En esta Newsletter queremos recomendar el libro de Morgan Housel the Psychology of Money (ver link adjunto). Morgan es, en nuestra opinión, el mejor escritor actual sobre finanzas/inversión y en Snowball nunca nos perdemos ninguno de sus artículos (ver link adjunto).

En el libro, Morgan a través de 19 historias nos cuenta los extraños comportamientos que tenemos con el dinero y nos sugiriere como podemos mejorar. Aprovecharemos una anécdota que Morgan cuenta en el libro sobre Bill Gates para tratar el tema de la suerte.  En este sentido, es probable que una parte de la mejor rentabilidad de este año de Snowball respecto a los principales índices se haya debido a la suerte ya que en marzo, cuando estalló la pandemia, estábamos muy expuestos a empresas cuyo negocio subyacente se ha visto beneficiado por la situación ya que los sectores en los cuales operan como es el caso del comercio electrónico (Amazon, Alibaba, etc) o Fintech (Mastercard, Mercado Libre, etc.) han experimentado robustos crecimientos y por encima de los esperados, aunque haya sido un adelanto temporal en su tendencia secular de largo plazo.

En el nuevo libro de Morgan, hay un capítulo sobre el riesgo y la suerte y cómo esos son el lado opuesto de la misma moneda. Morgan menciona que la madre de Bill Gates inscribió a su hijo a la única escuela de secundaria en Estados Unidos que tenía una computadora en ese momento. Eso es obviamente lo que lo llevó a las computadoras. Cuando tenía 14 años, tenía acceso diario a una computadora más poderosa que casi cualquier universidad en los Estados Unidos. Eso fue sólo suerte. Sin esa experiencia en la escuela de secundaria, no habría existido Microsoft. Bill Gates es un genio (de hecho, creemos firmemente que debería recibir el premio nobel de la paz y creemos que pasará a la historia más por su trabajo filantrópico que por la creación de Microsoft) y un gran trabajador, pero no se puede descartar ese ridículo elemento de suerte que lo llevó a donde está. Morgan, en el libro nos explica como el compañero de clase de Bill, Kent, que estaba tan interesado como él en las computadoras y más orientado a los negocios que Bill, planearon ir juntos a la universidad y él habría sido cofundador de Microsoft. Pero antes de graduarse en la escuela de secundaria, murió en un accidente haciendo montañismo. Bill tuvo el lado de la suerte. Kent, que estaba en la misma situación, enfrentó este riesgo de cisne negro y murió cuando tenía 17 años.

¿Qué debemos aprender de esta anécdota? Sin duda, el respeto al papel de la suerte. Solemos ver a las personas exitosas como claramente más inteligentes y mejor dotadas que otras. No obstante, hemos de comprender cuánto del éxito se debe a la suerte, y no menos importante es haber nacido en una buena familia en un buen país. No se necesita mucha imaginación para ver que, si Bill Gates hubiera nacido en Berlín en 1920, su resultado habría sido diferente.

Por tanto, hemos de tener cuidado al juzgar los éxitos y fracasos de las personas, especialmente los propios. Hay que tener cuidado al mirar a las personas que tienen mucho éxito y simplemente decir: “Bueno, son más inteligentes que yo. Trabajaron más duro que yo”. Quizás eso sea cierto, pero hay un elemento de eso que no es cierto. Ten cuidado en mirar a las personas que tienen menos éxito que tú, menos ricas que tú, que trabajan en circunstancias mucho más dificiles que tú y atribuir ese puesto a la falta de esfuerzo o pereza, o falta de inteligencia que tenían, porque casi seguro que no es el caso, al menos en promedio, la mayor parte del tiempo.

El consejo de Morgan es simplemente ser más consciente del papel de la suerte y el riesgo en la vida.

Para terminar, como contrapunto al tema de la suerte queremos destacar la siguiente frase de Andy Groove:

"Las malas empresas son destruidas por la crisis, las buenas empresas las sobreviven, las grandes empresas mejoran en ellas".

Como siempre, nos ponemos a su entera disposición para aclarar cuantas dudas o preguntas tengáis tanto en lo que se refiere a la cartera de participadas como sobre nuestra visión sobre el escenario sobre el cual estamos trabajando.

Atentamente,



Josep Mussons Caldés
Presidente de Snowball Value, SICAV
jmussons@snowballsicav.com
www.snowballsicav.com

Número ISIN: ES0126219007

0 ComentariosSé el primero en comentar
User