Snowball SICAV Newletter Septiembre 2020

Snowball SICAV Newletter Septiembre 2020

1
Me gusta
3
Comentar
Guardar
Compartir

La rentabilidad neta de gastos de Snowball acumulada en 2020 es del 17,7%. Asimismo, les recordamos que rentabilidades pasadas no son garantía de rentabilidades futuras.
 
A continuación, y a modo de referencia, les mostramos la evolución de Snowball y del índice mundial en euros incluyendo reinversión de dividendos:     

Rentabilidad acumulada 2020 1 año 3 años 5 años Inicio
Snowball 17,7% 29,7% 57,8% 60,2% 65,5%
MSCI all country world (€) -3,6% 8,8% 32,9% 51,9% 55,8%
  Diferencia 21,3% 20,9% 24,9% 8,3% 9,7%
           
Rentabilidad anualizada     3 años 5 años Inicio
Snowball     14,9% 10,2% 9,0%
MSCI all country world (€)     7,4% 9,2% 7,9%
  Diferencia     7,5% 1,0% 1,1%


En esta Newsletter queremos comentar unas declaraciones recientes de Elon Musk (Director de Tesla, SpaceX y presidente de Solar City, entre otras) acerca de las ventajas competitivas ya que hemos repetido hasta la saciedad la importancia que tienen éstas para la filosofía y estrategia de inversión que implementamos en Snowball.
 
Musk recientemente declaró que las ventajas competitivas le daban pena y que lo más importante era el ritmo de innovación (ver declaraciones en el link adjunto). No queremos desmerecer a Musk, de hecho, estamos convencidos que pasará a la historia como uno de los genios de nuestra época y sólo le deseamos que lleve a buen puerto todos sus proyectos ya que harán un mundo mejor, con más posibilidades, y más sostenible. No obstante, creemos que Musk sobre este tema “patina” y nos explicamos a continuación.
 
Las empresas que necesitan innovar constantemente rara vez están presentes durante más de una o, en el mejor de los casos, dos décadas pues la dinámica competitiva del sector en el que operan les obliga a innovar más, mejor, y adelantarse a las innovaciones del resto de jugadores del mercado, así como de los competidores potenciales o fantasma (aquellos que no existen, pero pueden existir y plantear una seria amenaza a su existencia). Por ejemplo, las compañías de automóviles que inventaron las transmisiones automáticas, los elevalunas eléctricos, el aire acondicionado, el control de crucero, los frenos antibloqueo y la dirección asistida pensaron que tenían grandes innovaciones que les daban una ventaja competitiva. Sin embargo, la historia está llena de compañías automovilísticas en bancarrota (Pontiac, Plymouth, Hummer, etc.), que tuvieron que ser rescatadas (General Motors, Ford, Chrysler, etc.) y el resto de las compañías que sobreviven lo hacen con rentabilidades sobre el capital empleado muy bajas (métrica clave para determinar su capacidad de generación de valor a las comunidades a las cuales sirve).
 
Cuando se trata del largo plazo entendemos que las ventajas competitivas son mucho más importantes que la innovación por sí misma. Incluso las empresas centradas en la innovación como Amazon, Apple y Google no existirían hoy si no fueran peajes sobre nuestros hábitos y, cada una de ellas están constantemente superadas en innovación, pero continúan dominando en sus respectivos mercados debido a la resiliencia de sus respectivos modelos de negocio, así como a su base de clientes hiperleales.
 
Nos atreveríamos a determinar que el 95% de las ventajas competitivas no son tales y, de serlo, no son duraderas. Muy pocas empresas tienen ventajas competitivas reales. Muchas empresas relativamente grandes dan por sentado su ventaja actual y, décadas más tarde, se encuentran en serios problemas incluso viendo amenazar su propia existencia cuando aparecen empresas innovadoras más jóvenes o extranjeras.
 
En Snowball intentamos invertir no sólo en las empresas que realmente tienen ventaja/s competitiva/s reales, sino que debemos centrarnos en aquellas que están creciendo. Hoy en día ya no es suficiente tener un fuerte poder de distribución o una gran marca. Lo que antes se consideraba una condición necesaria, ahora la abordamos como una condición necesaria pero no suficiente y exigimos a la participada en cuestión que no sólo tenga una/s ventaja/s competitiva/s, si no que esta sea sostenible en el tiempo y que, a lo largo del mismo, y fruto de la implementación de su modelo de negocio, ésta, se expanda. De esta manera, el foso cada vez es más grande, con el objetivo de protegernos ante las múltiples amenazas (¿crisis futuras?).
 
La pregunta definitiva y no fácil de contestar para saber si la empresa es de alta calidad es: ¿es el tiempo un aliado de nuestra empresa o va en nuestra contra? Si la respuesta es afirmativa, es una clara candidata a formar parte de Snowball.

Como siempre, nos ponemos a su entera disposición para aclarar cuantas dudas o preguntas tengáis tanto en lo que se refiere a la cartera de participadas como sobre nuestra visión sobre el escenario sobre el cual estamos trabajando.

 

Atentamente,



Josep Mussons Caldés
Presidente de Snowball Value, SICAV
jmussons@snowballsicav.com
www.snowballsicav.com

Número ISIN: ES0126219007

0 ComentariosSé el primero en comentar
User