Joan Anglada Salarich

(TheMoneyGlory)

Analista financiero y periodista económico

Vic. Barcelona. ESPAÑA.

Reflexividad, la teoría esencial de George Soros


Escrito 10 Sep

La Teoría de la Reflexividad es el resultado conceptual de las operaciones financieras, que realizó el especulador húngaro George Soros, entre la década de los años 70 y 80. El inversor, hasta el día de hoy, ha dedicado tiempo y muchas páginas escritas para exponer sus ideas que niegan el equilibrio de los mercados y la influencia que tienen las percepciones de los participantes.

Los verbos de tipo reflexivo, donde el sujeto y el objeto de la acción son el mismo, fue el motivo de inspiración para bautizar la Teoría de la Reflexividad - Reflexivity en inglés. Esta es una característica fundamental de las ciencias sociales, que la distingue de las ciencias naturales, el sujeto que observa el experimento es también participante del evento que se desarrolla.

Por ejemplo, un politólogo también participa de la actividad política sólo con el hecho de ir a votar. Un inversor realiza un estudio previo antes de comprar o vender un activo, con la ejecución de la operación también interviene en el mercado.

George Soros usa dos funciones recursivas para hacer el dibujo de su tesis. Distingue la función cognitiva de la función participativa. La primera es el proceso de aprendizaje. La segunda, que se encuentra en textos de economía, es cuando los participantes parten con unas preferencias para seleccionar entre un conjunto de oportunidades, y así determinan los precios del mercado.

Función Cognitiva - y = f(x)

Función Participativa - x = q(y)

Por eso,

y = f[q(y)]

x = q[f(x)] 

La recursividad de ambas funciones hace que los resultados huyan del equilibrio, que imponen los libros clásicos de economía. La percepción influye en la selección y, al mismo tiempo, la selección influye en el aprendizaje. Los hechos se conectan con las percepciones y viceversa. Según esta teoría, la visión de los participantes refuerza la tendencia del mercado. El aumento o bajada de los precios refuerza, al mismo tiempo, las decisiones de los compradores y vendedores. Y así, sucesivamente, hasta que el sistema se estanca, por la via del  boom o del  crack

El trabajo del buen especulador es percibir y entender estos fenómenos para poderse beneficiar; un trabajo que George Soros lleva haciendo desde hace 40 años con su fondo Quantum Fund.

Via The Money Glory


Comentarios