L as burbujas económicas son un arma de doble filo; los profesionales sacan ganancias millonarias, mientras que los amateurs quedan en la ruina económica. Los medios ponen la madera, para que el fuego del “éxito” siga encendido, y los amateurs quieran meter sus malvaviscos, creyéndose expertos, pero no saben que al final, sus malvaviscos quedarán hechos cenizas.

Artículo completo AQUÍ