El viernes leía la noticia que adjunto de que en el mundo financiero se están planteando la creación de un ETF que guarde tu dinero en cajas fuertes de bancos. El ETF se limitaría a distribuir el dinero de los inversores en diversos emplazamientos seguros. El proveedor cobraría al cliente anualmente alrededor del 1% por invertir en este ETF (que es un fondo de inversión cuyas acciones se pueden comprar en Bolsa), 0,5% para cubrir los costes de almacenamiento y 0,5% de comisión. Sería un producto que rendiría a sus partícipes un rendimiento seguro anual neto del -1%. 



Sin duda, se trata de otras novedades financieras que sólo se podrían inventar en este mundo tan absurdo de tipos de interés de depósito nominales negativos en el que vivimos desde hace algunos años. Este producto financiero únicamente puede basar de contratación debido a lo que comienza a suceder en toda Europa, que los bancos están empezando a cobrar dinero a sus clientes por sus depósitos. Quizás, en España no lo veamos de forma directa, pero sí indirectamente, realizándote ese cobro mediante un elevado aumento de las comisiones que ya están poniendo en práctica nuestras entidades financieras. 

Este ETF si tuviese éxito, sí que podría conseguir una cosa muy interesante, poner límite a las bajadas del tipo de depósito de todos los Bancos Centrales. En Europa lo tenemos actualmente en el -0,4%.