Jorge Ufano Pardo

(Ufano)

Estratega.Analista cuantitativo y enamorado de la Bolsa y los Mercados Financieros

La Coruña. A Coruña. ESPAÑA.

Los Bancos Centrales siguen tensando la cuerda monetaria


Escrito 15 Mar 16

 

Recuerdo como si fuese ayer cuando en los años 2005-2006 debatía con un gran amigo sobre si el valor de los pisos y los inmuebles podía o no descender. Mi generación había visto que el valor de las viviendas se incrementaba todos los años, era claramente una apuesta a caballo ganador. El pinchazo de una burbuja inmobiliaria no estaba en las quinielas de la gran mayoría de los ciudadanos españoles.

Tampoco lo estaba años más tarde que entidades financieras a lo largo de todo el globo pudiesen quebrar, ni que tras rescatar a estas e intentar enmedar los efectos de la crisis financiera, algunos estados se quedasen al borde de la bancarrota. De repente, llegaron los salvadores Bancos Centrales a fagocitar el virus de la deuda que tantos cadáveres ha dejado en las cunetas. ¡Con lo sencilla que era la solución, cómo es que no se nos había ocurrido antes!. Imprimimos dinero y con él compramos esa deuda que pocos quieren. Metemos esa deuda en nuestro balance y listo. En el siguiente gráfico se puede ver la evolución del balance de los principales Bancos Centrales mundiales.

Como somos los Bancos Centrales no tenemos que provisionar riesgo de impago (todos se fían de nuestra institución), incluso aunque tengamos préstamos a los bancos griegos por casi 90.000 millones de euros y la amenaza del presidente heleno de que no aceptará las condiciones exigidas por la troika para recibir un nuevo préstamo vital para que siga en funcionamento su engranaje económico. 

¡Un truco perfecto!, sin duda. Basado en la magia que provoca la credibilidad de todos los agentes económicos en los principales Bancos Centrales de las economías desarrolladas y en el valor del dinero, esos papeles y apuntes en cuenta que no cuentan con ningún respaldo real detrás. El problema es que cada truco tiene su trampa, y a veces cuando el ilusionista se excede, corre el riesgo de ser descubierto y que pase en un plis plas de ser un mago respetado a un tramposo que ha abusado de la credibilidad de los espectadores. Ese riesgo lo corren también los Bancos Centrales y se va incrementando ante cada nueva medida de represión financiera que llevan a cabo. Que nos castiguen por tener dinero con tipos de interés negativos, como ocurre actualmente, puede ser la gota que colme el vaso. La cuerda se sigue tensando, y las previsiones apuntan que la carrera por ver quién puede profundizar más en tipos negativos va a continuar al menos en los próximos años.

Primero fue la pérdida de confianza en el valor de los inmuebles, después en la robustez de las entidades financieras, luego se dudó de la capacidad de los Estados para devolver la enorme cantidad de deuda que han contraído, como sigan por este camino, la pérdida de confianza en el prestigio de los Bancos Centrales y en el valor real del dinero será el armagedón financiero que cuadrará el círculo. 

No lo olviden, la confianza tarda años en construirse y minutos en derrumbarse. 

Comentarios (3)

mistol Jubilado nacido el 4/2/45 y colaboro con el circuloeconomia.com y la Escola Europea de Humanitats de Barcelona, sobre ciencias humanas.

15 Mar 16

¿Se romperá la cuerda al final?


16 Mar 16

Con el tema de la vivienda creo que pasa como con muchos otros
activos: el patrón de comparación del mismo a partir del precio como
parámetro absoluta distorsiona su análisis.
Dudo que el periodo
que terminó en 2007 fuera el primero donde el precio de la vivienda
estaba claramente inflado.




¿Porqué en otros periodos donde posiblemente también estaba
inflado aunque menos no hubo caídas en el precio? Aquí tenemos el
efecto de la moneda y el efecto inflación. Un activo puede perder
mucho valor a 5-10 años sin necesidad de tener caídas importantes de
precio. Si el precio permanece más o menos estable durante 5-10 años
mientras la inflación alcanza altos niveles queda claro que el valor
de la vivienda habría sufrido una caída significativa de valor por
mucho que el valor en términos monetarios fuera el mismo.


Incitatus12 Inversor particular con amplia experiencia en Mercados Frontera.

16 Mar 16

 



@Ufano


En mi humilde opinión, se acercan tiempos dificiles, aún más de lo
que lo están. Creo que será, por desgracia, una crisis muy dura.
Además, la restructuración bancaria hará que a muchas empresas se les
cancelen las lineas de financiación. Y por si no fuera suficiente, el
petróleo barato y en exceso, tipos de interés bajos ó negativos, los
precios de las materias primas, China... ¡Se llevarán a muchas
empresas por delante!


El problema, como decía recientemente la portada de un prestigioso
diario británico, es que no estamos preparados. Vivimos el día a día
como si esto no tuviera un final. La deuda únicamente tiene sentido si
hay crecimiento económico real. Y la burbuja de la deuda, es la madre
de todas las burbujas... ¡Si explota, sólo hay números rojos! Santiago
Niño Becerra dijo que tanto lo de Grecia como lo del petróleo formaba
parte del "penúltimo acto" de la crisis sistémica en la que
estamos inmersos. El último acto sería que a Estados Unidos dejasen de
comprarle su deuda, y parece que ya viene el "último acto".
src="https://www.unience.com/image/000f06a97d501538054e6dbf06a97d501538054e6db" width="460" />


 


Se nota que China tiene armas muy peligrosas, y si lo miramos con el
prisma de los mercados, es una hecatombe... ¡Mao al ataque! Ya lo
decía Sun Tzu: "La guerra más excelente es aquella que permite
derrotar al enemigo sin derramar sangre ni recibir bajas". Hay
que recordar que, según Bloomberg, a 31 de Diciembre de 2.015 China
poseía el 19.10% de la Deuda emitida por el Tesoro de los Estados
Unidos, por lo que si China comienza a sacar al mercado sus bonos, USA
podría colapsar y el dólar terminar con su hegemonía. Si no estoy mal
informado, la Deuda de Estados Unidos, que supera ya el 100% de su
Producto Interior Bruto, asciende a unos 18 billones de dólares.


La situación actual de China es preocupante, pero es que el futuro
del país despierta aún más temores, básicamente, por su cuantiosa
deuda y su enorme déficit presupuestario. Como regla general, la suma
de la deuda privada y pública total de una economía emergente no
debería superar el 100% de su Producto Interior Bruto, y la de China
ya supera el 250%, impulsada por una expansión fiscal, monetaria que
produjo pocas reformas estructurales. Además, la tasa
"oficial" de morosidad de los bancos chinos se sitúa en una
media del 6%... ¡Ahí es nada!


Por otro lado, y según un estudio realizado por Standard &
Poors, en el año 2.020 vencen cerca de 4 billones de Euros de deuda
financiera y corporativa en Europa, un nivel sin precedentes, y
vuelven a saltar las  alarmas ante el riesgo de impago de compañías y
estados que se financiaron a precios baratos y sin las suficientes
garantías bajo el paraguas de las políticas expansivas del Banco
Central Europeo. Pero lo que preocupa es que el consenso de las
agencias de calificación crediticia estima que las posibilidades de
impago están alrededor de un 20% de los vencimientos.


  src="https://www.unience.com/image/0006e163d860153805e9a7c6e163d860153805e9a7c" width="690" />


 


Hace poco más de un mes, el Banco Central de Suecia tomó la decisión
de bajar los tipos de interés al -0.50% por la necesidad de una
política monetaria expansiva que apoye el repunte de la inflación. De
hecho, hay indicios de que la inflación subyacente ha tocado fondo en
Suecia, pero la situación en el exterior es ahora más incierta (el
precio del petróleo se ha desplomado un 70% en los últimos dos años y
existen dudas sobre las perspectivas económicas de China), lo que
incrementa el riesgo de que los precios no suban suficientemente rápido.


Me temo que los árboles nos impiden ver el bosque. Nadie,
absolutamente nadie documentado e informado, a menos que sea parte
interesada, niega hoy en día el mal causado por la desregulación de
los mercados. No nos engañemos, actualmente tenemos un "empacho
de deuda" como consecuencia de la desregulación de los mercados:
nadie ha controlado la capicidad de endeudamiento según la capacidad
de pago/ingresos, ya sea de personas ó de países.



src="https://www.unience.com/image/003f9dd2e37015380632e38f9dd2e37015380632e38" width="654" />


 


Si el principal problema "ahora" es la escasa rentabilidad
de la banca, la solución es muy fácil: subir los tipos de interés. Con
tipos digamos al ¿8%? se podrían dar préstamos hipotecarios al 12% de
interés, y por el dinero invertido a plazo se obtendría un 6%, con lo
cual los beneficios de la banca se dispararían. Pero, espera... ¿No
estábamos así en el año 1.995, y se decidió bajar los tipos al 0%? Es
decir que "alguien" decidió meter al barco de la economía en
la tormenta perfecta, hundiendo la rentabilidad de la banca, que es el
motor principal de la economía capitalista mundial... Hoy Marx, desde
el Infierno, tiene que estar encantado.


Por si todo ello no fuera suficiente, la debilidad en todo el sector
financiero de Europa es extremo. Société Genérale, por ejemplo, tiene
una gigantesca exposición al mercado de derivados, y el precio de sus
Credit Default Swaps se ha disparado. src="https://www.unience.com/image/0031fae1f9b01538060b1651fae1f9b01538060b165" width="630" />