El informe de empleo publicado en Estados Unidos el pasado viernes reflejó la fortaleza del mercado de trabajo americano, allanando el terreno para que la Reserva Federal adopte en septiembre la primera subida de tipos tras 7 años. Como era de esperar, el euro reaccionó rápidamente depreciándose con respecto al dólar pero, sin embargo, terminó la jornada subiendo. ¿Por qué?, ¿qué podemos esperar del par de aquí a final de año?

Luis Lorenzo, de Dif Broker cree que este tipo de episodios son típicos del verano, cuando hay "menos volumen, más volatilidad y los movimientos son más fuertes y más rápidos".

Por su parte, Francisco Sánchez-Matamoros, analista de XTB, cuenta que este tipo de figuras de "nube" (primero caída y luego subida hasta prácticamente el mismo nivel) vienen repitiéndose con la publicación de los principales datos macroeconómicos estadounidenses y las comparecencias de Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal. Él los enmarca dentro de volatilidad que suele darse mientras los analistas asimilan el dato. Asimismo, esto tiene que ver con la habitual estrategia de "comprar con el rumor y vender con la noticia".

Lea el resto de la noticia en Finanzas.com