Una de las razones de las fuertes caídas de comienzos de año era la preocupación por la ralentización del crecimiento global. Los países desarrollados no consiguen hacer que repunten sus tasas de crecimiento, que mantienen niveles modestos. Y peor, los emergentes, en media, vienen desacelerándose a marchas forzadas. China, que en los últimos años ha tenido una contribución muy importante al crecimiento, sufre una notable desaceleración, con el miedo de que vaya más allá y se produzca un "hard landing". Ante este escenario, con un mundo hiperendeudado y los motores de crecimiento apagándose, ¿qué nos queda?

Quizá sea momento de prestar más atención a la India. Y, por supuesto, no pasarnos de pesimismo con China y poner las cosas en su justo contexto: aunque crezca algo menos, su contribución al crecimiento sigue siendo muy notable dado el mayor tamaño que ha adquirido.

Para tratar sobre el potencial que ofrece la India, en este contexto de desaceleración china (con sus matices), he escrito un artículo para UFM Market Trends, que espero os resulte de interés.

El siguiente gráfico, que me acaba de pasar  Perpe, no lo he incluido en el artículo, pero es un muy buen aperitivo...

Recomiendo también leer este artículo de Javier Florez en 'La vuelta al gráfico': La oportunidad de la India.