Ni  la saga Crepúsculo, ni la de Millennium. El libro más comprado por los estadounidenses en estos momentos es “ Camino de servidumbre ”, de Friedrich A. Hayek.

Según las listas que publican Amazon y Barnes&Noble, las dos mayores librerías del mundo en Internet, el libro más comprado en la s última s semana s es la última edición de Camino de servidumbre, de Friedrich A. Hayek.

.

(Ahora mismo estoy mirando en Amazon y sigue en el top 10 http://www.amazon.com/gp/bestsellers/books,  quizás haya una oportunidad para salir de la crisis estructural, puesto que Keynes no ha podido con ella, pensando que era coyuntural http://www.wikio.es/video/rap-hayek-keynes-subtitulos-espanol-2746848 :-D...)

.

M uchos blog se hacen eco de esta sorpresiva situación: http://blogs.cincodias.com/madeinusa/2010/06/la-vuelta-de-hayek.html

.

http://www.libertaddigital.com/opinion/jose-carlos-rodriguez/camino-de-servidumbre-55392/

.
De esta manera, la publicación de la que se anuncia como “versión definitiva” de este clásico del liberalismo, presentado por Bruce Caldwell, se ha encaramado, de forma sorpresiva, al primer puesto de las listas de ventas, desplazando al último libro de Stephenie Meyer, la autora de la saga Crepúsculo, o a la trilogía de Stieg Larsson.

 

¿Cómo es posible que ahora se convierta en un superventas, sin necesidad de hacer mención de vampiros adolescentes o periodistas suecos?

 Seguramente, la recomendación de Glenn Beck, uno de los analistas más seguidos de Fox News, haya influido en la escalada en las listas de la obra de Hayek.
La noticia es aún más sorprendente si se tiene en cuenta que Camino de servidumbre se publicó por primera vez en 1944, ha sido reeditado en numerosas ocasiones y se ha traducido a decenas de idiomas. Es evidente que es uno de los ensayos de temática política y económica más influyentes del último siglo. Pero, a pesar de su calidad es extraño que un libro de más de 65 años de antigüedad esté por encima de los últimos “best-sellers”.
Quizás la explicación haya que buscarla, en parte, en el auge del intervencionismo que ha seguido a la actual crisis económica. Los gobiernos del mundo occidental han respondido a la recesión culpando a los mercados y a la libertad, y prometiendo un incremento del intervencionismo y de la regulación como respuesta a las dificultades económicas.
Este relato de los hechos no se sostiene, puesto que ni el sistema financiero estaba “ desregulado” antes de la crisis, ni el papel de los bancos centrales (instituciones públicas que se arrogan el monopolio de la emisión del dinero , banca y Gobierno van de la mano) puede obviarse, ni la intromisión de los gobiernos en los mercados (especialmente en el caso de la burbuja inmobiliaria) fue inocua.

..............

PD: Si alguna vez has llevado una camiseta del Che en tu juventud, o tocabas la guitarra y cantabas canciones de los años de Woodstock, no se te ocurra leerlo, lo pasarás muy mal. (Lo digo por propia experiencia :-D...).