Que la vivienda nunca bajaba era uno de los mantras más fuertmente enraizado en la sociedad española en los últimos 20 años. Digo era porque finalmente lo que se pensaba que nunca podría dejar de subir, no sólo se estancó, sino que además cayó. Para muestra este mapa que representa la variación de los precios de la vivienda en España desde 2008 hasta 2015, alimentado con datos del Centro de información estadística del notariado. Podéis pinchar en el para acceder a la versión interactiva.

Entre las zonas que más han caído he encontrado a Castellon (-54%),  Mataró (-51%)-, y Avila (-57%). En cuanto a las que más suben, sólo he encontrado a Alcobendas con una subida de un 7%.

La pregunta que queda responder ahora es si el precio se recuperará, seguirá cayendo, o se mantendrá en este nivel de precios. Si tuviera que apostar por una de ellas, salvo que se produzca un cambio de tendencia en los factores que más influyen en el precio de los bienes inmobiliarios ( nivel de empleo, factores demográficos, etc), creo que seguiremos en estos niveles. Al menos durante un tiempo.