augur

En eterna búsqueda y cambio

Sevilla. ESPAÑA.

Asignación de activos. Aprendiendo de los errores.


Escrito 8 Jan

Finalizado el año natural es costumbre hacer balance.  Así lo han hecho destacados miembros de esta comunidad como @Kaloxa, @Mistol@Esteban u  @Ocobriga, todos con excelentes rentabilidades a pesar de sus distintos estilos de inversión. Echo en falta, aunque lo entiendo, la publicación de quienes han obtenido resultados más mediocres y el análisis de los errores cometidos, más que nada porque se puede aprender mucho de los errores y poco de los aciertos. Por ello, escribo este artículo para  que entre todos aprendamos de los míos. 

Podéis ver en el resumen fin de año de mi Cartera 2013 nivel  intermedio, que solo se ha obtenido un 13,87%. Personalmente, gracias a haber vuelto a entrar en la minicorrección de diciembre y lo aportado por mi cuenta en Interactive Brokers, he conseguido un 17,66%. Buena cifra en valores absolutos pero mediocres relativamente como es obvio.

Asumido lo mediocre de los resultados, lo único que se puede hacer es detectar  los errores para tratar de no repetirlos. Recordemos que partíamos de esta cartera:

              

en la que se asignaba un 50% a fondos europeos, lo cual ha sido un acierto. No se asignaba nada a la bolsa americana por considerar que había subido ya mucho en el 2012 y le podía quedar menos recorrido, lo cual ha sido un error. El restante  50% se asignaba a Asia y emergentes, zonas de gran crecimiento donde era de esperar grandes rendimientos, lo cual ha sido otro error.

Si los resultados mediocres hubieran venido por aplicar el Market Time (MT), sería asumible porque ya sabemos que a corto plazo es un peaje a pagar. Pero el MT ha funcionado correctamente y nos ha sacado de Asia y Emergentes con solo un -0,21%,  pérdidas menores de las que ha terminado el año.

Es evidente que se ha fallado en la asignación de activos. La pregunta es por qué he fallado en la asignación de activos.

No soy economista  y mis fuentes hasta  el año 2009 eran las publicaciones de la OCU, el diario Eleconomista y a veces el semanario Inversión. El palo del 2008 me hizo ver que debía mejorar mis aptitudes inversoras y algo creo que he mejorado. ¿Es ese el camino? Visto los aciertos  de las predicciones de expertos y profesionales, rotundamente no. Aumentar  conocimientos solo sirve para explicar de forma erudita porqué se ha equivocado  uno, pero no sirve generalmente para aumentar significativamente la rentabilidad. En mi caso creo que es un esfuerzo inútil para ese fin. Por desgracia, conseguir la adecuada asignación de activos es más una cuestión de acertar que de saber.

¿Entonces, cuál es la solución? Actualmente veo dos:

1.-La de Esteban, que es la que aconsejo a los que, teniendo tolerancia a las pérdidas, no quieren complicarse mucho. Como ya sabéis es invertir en Bestinver y más sencillo y concretamente, en el Bestinfond.

2.-Para los que queremos complicarnos algo más, diluir el riesgo de tenerlo todo en el mismo sitio y vemos como ni los expertos aciertan consistentemente, tenemos que rendirnos a la evidencia de que nosotros menos lo conseguiremos aún.

Vale, sí, ¿pero cuál es entonces la solución? me diréis. Pues está claro, si con información cualitativa hemos constatado que no nos podemos fiar a la suerte de acertar, porque tarde o temprano acabamos fallando, debemos acudir a métodos cuantitativos. Parcialmente ya los estamos aplicando con el MT, pero hemos visto que este no es suficiente si previamente no hemos repartido adecuadamente el capital a invertir. Por ello, debemos dedicar nuestro tiempo a investigar aquellos métodos cuantitativos más idóneos para  nuestros objetivos, aquellos  métodos que estadísticamente nos da una esperanza de acertar mayor que los cualitativos, ¿intuitivos?,  hasta ahora utilizados.

Para los que no sabéis de qué hablo, os remito a este artículo de Faber, autor que en su libro "The Ivy Portfolio" resume que un método cuantitativo debe ser simple, puramente mecánico para eliminar las emociones, basado solamente en el precio.

El MT nos puede salvar de las grandes caídas y conseguir mejorar a largo plazo la rentabilidad de un activo malo, pero no puede hacerlo bueno. El MT nos puede decir si es adecuado entrar o salir de un activo pero no si es un buen activo. Para eso es necesario valorar el activo cualitativamente o emplear técnicas cuantitativas. Yo me decanto por estas últimas., ¿Y vosotros?


Comentarios