Estrategia:

Ya hace tiempo que opino que la única forma de invertir en Bonos USA es a la contra, o sea vendidos o en corto.

En el verano de 2012, en máximos históricos, se veía que no tenían recorrido al alza. También se podía ver la formación de un techo por técnico (flechas verdes en gráfica 1)  Lo ideal cuando se hace techo es entrar en él, dado que si queremos poner un stop este puede ser muy ceñido y si acertamos cogemos toda la bajada. Pero si no nos atrevemos, los mercados suelen darnos una última oportunidad que los analistas técnicos denominan  pull back (flecha roja). Otra opción es operar cuando el cambio de tendencia se confirma, por ejemplo en la flecha azul.

Táctica.

A toro pasado diréis que es muy fácil ver todo esto, por ello para los cálculos escogeré el precio de cierre del día de mi primera operación, concretamente el 5-septiembre-2012.

En la gráfica 1 podéis ver el Bono USA a 30 años (ZB). El precio de venta al cierre del  5-sept-2012 fue de 150,75. Si hubiéramos deshecho la operación a precio de cierre del viernes día 10, lo hubiéramos hecho comprando un bono por valor de 131,71875. Como el futuro de un bono son 1.000 $, la operación nos hubiera reportado: 150.750-131.718 = 19.031 $,  o sea un 12,62%  que para renta fija  no está mal.

Con  el bono a 10 años (ZN) la operación hubiera sido menos rentable: 133.312-126.109 = 7.203 $, un 5,4%.

Me diréis que  arriesgar 150.000 dólares es demasiado y que las ganancias tampoco son espectaculares.  Yo os podría contestar que estamos hablando de renta fija y que cualquier bróker te permite apalancarte con solo una centésima parte y que en realidad tú no pones dinero,  porque cuando haces la operación lo que sucede es que te ingresan el dinero dado que has vendido, no comprado, pero quizás no te convenza.  Pues bien, hay un plan mejor. Se trata de vender el ZB y, simultáneamente, comprar el  ZN que como hemos visto es menos rentable. La evolución del diferencial lo podéis ver en  la gráfica 3. La línea negra vertical que se encuentra en las tres gráficas corresponde a la semana  en la que se realizó la operación (el gráfico es semanal)

Al vender el ZB nos ingresan en nuestra cuenta 150.750 $, que menos 133.312 $ que nos cuesta comprar el ZN, supone que no solo no invertimos sino que  tenemos  17.438 $ más en nuestra cuenta.

 Solo nos queda averiguar  si hemos ganado algo. Para deshacer  la operación, a cierre del viernes  10, compramos un ZB por valor de 131.718  y vendemos el ZN por 126.109. Vemos que nos ha costado  7.203 $ pero como habíamos ganado 17.438 $, definitivamente hemos ganado 11.828 $, un 67,8% del dinero que nos prestaron inicialmente y todo ello sin invertir absolutamente nada y con el peso psicológico más llevadero de tener  que devolver solo 17.438 $ en lugar de los 150,750 $ en el caso del ZB.

He aquí el resumen  de las operaciones: 

 05/09/201210/11/2013             Ganancia                 %
ZB      150.750        131.718                  19.032  12,6%
ZN      133.312        126.109                    7.203  5,4%
ZN-ZB         17.438              5.609                 11.829  67,8%

 

Por último decir que, aunque en realidad te ingresan dinero, en lugar de tenerlo que poner, el bróker te pedirá garantías que en este caso concreto son de unos 1.100 $.