Cuando se llega a un punto como el actual, que tras una pérdida brusca, el mercado perfectamente tanto puede irse hacia arriba como  hacia abajo, los inversores normales  suelen tomar una de las dos decisiones siguientes:

1.- Quedarse paralizado, la mas común, por no querer perder la oportunidad de recuperarse de esa pérdida reciente si el mercado se recupera. Suele coincidir con personas reflexivas.

2.- Salirse  y olvidarse de la bolsa por un tiempo. Suelen ser personas impulsivas.

Yo reconozco que suelo estar en el punto primero, aunque a veces tomo una tercera vía:

3.- Solución salomónica: salirse de la mitad y así pase lo que pase disminuir el desastre. Es la que estoy sopesando hacer actualmente.

¿Con cual decisión os identificáis más? 

¿Cual sería, en el momento actual, la decisión más acertada?

¿Se os ocurre alguna otra salida?