Justo acabo de leer el post de FT donde Larry Fink, CEO de BlackRock, critica a las autoridades por su intervencionismo regulador y por las políticas monetarias ultra expansivas que benefician a deudores en detrimento de los ahorradores. Señal clara de lo nerviosos que estan algunos de los grandes "asset managers", a los que el negocio les va como un tiro, pero que se dan cuenta de la inherente debilidad del entorno.

El crecimiento mundial y en particular el de la mayoria de las economias avanzadas cada vez depende más de la disponibilidad del crédito, de hecho el volumen mundial no hace sino crecer. Ello mantiene activa la gigantesca maquinaria empresarial mundial que sigue produciendo y rotando stocks, estimulando los margenes empresariales, adicionalmente mejorados por la contención de costes posibilitada por la productividad tecnológica, el off shoring y el outsourcing. Las economías en desarrollo tienen una dinámica más autónoma porque su población, mucho mas joven, se esta incorporando a hábitos de consumo aun muy lejanos de los estandares en las economias desarrolladas. 

Por ello vivimos en tiempos prestados, porque si no fuera por el crédito (y no hablo de España en particular) el colapso de las economías desarrolladas no tendría nombre. Seguimos viviendo en una fase de represión financiera donde los ahorradores no tienen mas opciones que arriesgar su dinero o aceptar pérdidas por inflación con tipos casi a cero. 

Hasta cuando? No creo que haya nadie capaz de ver el final, pero sí anticipo que el sistema será cada vez mas vulnerable a los excesos que se estan construyendo, y que la única solucion es una aceptacion de que invertir buscando rentabilidad  "is not any longer a risk free game". Nunca lo fué, pero ahora aun menos.