Una de las estrategias más habituales en los mercados es el arbitrajee entre activos.

Con esta operación se intenta reducir el riesgo de la dirección del mercado y se invierte en 2 activos muy correlacionados a la vez, pero con uno en posición larga o compradora y con el otro en posición corta o vendedora.

Por ejemplo Santander y BBVA.Los dos bancos hacen casi siempre el mismo movimiento ya sea alcista o bajista pero uno sube mas q el otro y viceversa.

Con esta técnica nos da igual hacia donde se mueva el mercado , solo nos interesa el diferencial entre activos.

Aprovechando que hoy el IBEX 35 cotiza al mismo precio que el DAX ,los dos cotizan a 7837, montaremos un arbitraje con los respectivos contratos de futuros que nos será muy fácil su seguimiento.

La operación es la siguiente:

 

Calculamos el valor del Dax q es 7837 puntos por 25€ que vale cada punto nos da un valor de 195.925€.

Calculamos el valor del Ibex q es 7837 puntos por 10€ que vale cada punto nos da un valor de 78.370€.

Luego dividimos el valor del mas grande por el pequeño: 195.925 / 78.370 = 2.5.

Esto significa que 1 DAX equivale a 2.5 Ibex.Así tenemos la misma cantidad invertida en cada uno de los activos.

Como no se puede comprar medio ibex utilizaremos los mini ibex donde 1 Ibex grande = 10 mini ibex (necesitaremos en total 2 ibex grandes + 5 mini ibex.)

 

Viendo que en los últimos 15 días hay mas debilidad en el Ibex  (-9%) que en el DAX (-2.5%), vamos a ponernos cortos de Ibex y largos de DAX.

La operación también se puede realizar a la inversa esperando que el diferencial se reduzca.

Estas operaciones no están ni mucho menos exentas de riesgo,pero si que nos olvidamos de la dirección del mercado.

Para deshacer la operación va a gusto del consumidor que debe ponerse un objetivo de beneficios razonable, así como un stop loss por si la operación se vuelve en contra.