El tener una nómina se ha convertido en una baza importante a la hora de obtener productos o servicios financieros, ya sea la contratación de cuentas bancarias, servicios diversos, aplazamiento de compras y otras situaciones. Pero donde más necesidad se suele tener de esta situación de empleado es a la hora de solicitar cantidades prestadas. No obstante, todavía es posible conseguir minicréditos rápidos sin nómina, así como algunos préstamos personales.

Acreditación de la solvencia en los minicréditos

El hecho de que algunas entidades acepten prestar dinero sin nómina no quiere decir que lo hagan sin que se pueda demostrar que se poseen ingresos suficientes. La entidad necesita asegurarse de que hay recursos suficientes y con cierta asiduidad antes de conceder cantidad alguna. Normalmente, los ingresos alternativos a la nómina tienen que tener estas características:

  • Ser ingresos periódicos. Ingresos que se reciban de forma mensual y regularmente. Así, un ingreso único aislado no sería garantía suficiente para contratar un minicrédito rápido sin nómina. El periodo necesario que hay que acreditar dichos ingresos varía en función de la entidad prestataria.

  • Ser ingresos superiores a cierto importe. Es obvio que si se quiere hacer frente al pago de ciertas mensualidades hay que acreditar que se pueden satisfacer las mismas, así que este extremo estará directamente relacionado con la cantidad de dinero que se quiera solicitar.

  • Ser ingresos que se puedan justificar. Y por último, es necesario acreditar con un documento legal la percepción de dichos ingresos, y que además, los mismos se realizan con la regularidad requerida. La percepción de ingresos que no se pueden justificar oficialmente no nos servirá para solicitar el préstamo.

Ingresos alternativos a la nómina en minicréditos rápidos sin nómina

Con base sobre los anteriores requisitos podemos encontrar distintos tipos de ingresos que sí cumplen las características necesarias para poder solicitar préstamos personales y minicréditos rápidos sin nómina. Los más habituales son los siguientes:

  • Ingresos por trabajos como autónomo. Los autónomos son probablemente el sector menos reconocido a nivel financiero, pero si podemos probar que recibimos ingresos con regularidad y por importe suficiente para satisfacer las cuotas del préstamo que vamos a solicitar, la respuesta de la entidad prestamista será positiva.

  • Ingresos procedentes de una pensión. De la misma manera, si eres pensionista estarás dentro de las opciones aprobadas. Las pensiones son claramente regulares, por lo que solo hay que ocuparse de comprobar que el importe es suficiente.

  • Ingresos recibidos por desempleo. Igual que los anteriores, son regulares y plenamente justificables, por lo que solo hay que fijarse en el importe.

  • Ingresos provenientes de alquileres. Otra posible fuente de ingresos regulares son los que proceden del arrendamiento de cualquier inmueble, viviendas, oficinas o demás. Será necesario probar dicha situación mediante el correspondiente contrato de alquiler en el que figura el importe, y la duración del contrato.

Los casos anteriores son los más frecuentes, pero podrían ser válidas otras opciones, rentas de otros bienes, ingresos derivados de trabajo o demás, siempre que cumplan las mismas condiciones de periodicidad, justificabilidad y cuantía mínima.

Préstamos personales sin nómina o minicréditos rápidos sin nómina.

Ambos productos son préstamos personales que dependiendo del plazo y del importe configuran dos grandes grupos con tipos de interés muy diferenciado.

  • Préstamos personales: Son préstamos entre 1.000 y 30.000 euros, aunque pueden ser por importes superiores en algunos casos. Sus plazos de devolución van desde 12 meses a 96 meses. Con esta combinación de importe y plazo de devolución, su Tasa Anual Equivalente suele estar entre el 6% y el 10%, dependiendo de cada caso.

  • Minicréditos rápidos sin nómina. El otro grupo está formado por préstamo de cantidades mucho más reducidas, normalmente hasta 300 euros, y por plazos también inferiores que pueden ir desde 7 hasta 60 días. Esta terrible combinación hace que las entidades prestamistas suban drásticamente el tipo de interés, o los gastos de la operación, para poder obtener beneficios que consideran suficientes. El TAE resultante de este tipo de créditos se puede disparar hasta un 2000% o incluso más.

Existe una gran controversia en este punto, por un lado hay un grupo detractor de los minicréditos rápidos, argumentando que los tipos de interés son de usura; pero por otro lado las entidades que las concedes se defienden diciendo que los sistemas de control a través del TAE no son justos al aplicarse a préstamos tan cortos y de tan poco importe. Un razonamiento frecuente es que si un préstamo tradicional se solicitara por importe de 300 euros y a devolver en 30 días, solo las comisiones de apertura, que suelen tener un mínimo de 100 euros supondría un tercio del préstamo, un 33% mensual, cantidad que resultaría mucho más cara que lo que los minicréditos conceden. Además, existe un factor de riesgo mucho más elevado en los minicréditos que exigen menos garantías para su concesión, elemento que también tiene que ser tenido en cuenta.

Algunos minicréditos sin nómina

  • Cashper. Esta entidad ofrece minicréditos por importe máximo de 500 euros a devolver en 30 días si se solicita cantidades superiores a 200 euros, o 15 días por cantidades inferiores. El coste de solicitar 300 euros a un mes sería de 95 euros, lo que implica un TAE de 2.742,0%.
  • Vivus. En esta ocasión, el primer crédito, por un importe máximo de 300 euros, será a coste cero, pudiéndose solicitar después préstamos hasta 1.000 euros.
  • Solcrédito. Esta entidad otorga préstamos hasta 1.000 euros. Si solicitamos uno de 300 euros, por tener una referencia, podremos devolverlo en un plazo que oscila entre los 62 y 90 días, siendo. El coste en el primer caso sería de 151,49 euros, lo que supone un TAE del 1.009,48%.
  • Moneyman. Por obtener 300 euros para ser devueltos en 62 días, generarán unos gastos de 148 euros que se sumarán al importe prestado, a pagar en dos mensualidades. TAE 2.015%