Una de mis citas preferidas es aquella de Newton (el más grande científico de la historia, con el permiso de Don Antonio Sáez del Castillo) de que si había visto más lejos era porque estaba de pie sobre los hombros de gigantes. En mis lecturas sobre inversión me la he encontrado en multitud de ocasiones. En “The Snowball” Buffett reconoce sin ambages que en muchas ocasiones había tomado ideas de un veterano y semidesconocido inversor (cuyo nombre me veo incapaz de encontrar en 1100 páginas de libro). En “You can be a Stock Market Genius”, Greenblatt describe las fuentes que utiliza para nutrirse de ideas de otros y relata cómo quedó impresionado por el “investment case” que un entonces desconocido Bruce Berkowitz (aun trabajando en Lehman) explicaba sobre Wells and Fargo en el Outstanding Investor Digest.

Y sin tener que irnos tan lejos, probablemente la reunión anual de Bestinver de 2.009 fue una oportunidad histórica de aprovechar las mejores ideas (Smurfitt Kappa, CIR, ALBA, BMW, Ferrovial) de unos excelentes gestores, agobiados por el desastroso resultado del 2.008. Hoy día, si la gente de Bestinver comenta alguna idea es una vez que han entrado y cuando el precio está bien lejos del coste de esa posición. Y está bien que así sea por el bien de sus partícipes, pues ya nos dice el abuelo  Buffett que “…a pesar de nuestra política de franqueza, discutiremos nuestras actividades en emisiones negociables únicamente hasta el extremo exigido legalmente. Las buenas ideas de inversión son raras, valiosas, y susceptibles de apropiación al igual que los son los buenos productos o adquisiciones corporativas”.

Pues bien, escribo hoy porque creo que he encontrado una de esas joyitas (gracias también a @Lampros) en la última carta del Gestor de José Ramón Iturriaga, con fecha de anteayer. Iturriaga ha aumentado la concentración en su cartera de acciones de empresas españolas hasta llegar a un 91,47% a cierre de 2.010, desde un 53,89% a finales de 2.009. Parte de la tesis de que España no va a ser rescatada y que lo de Merkel es una pose con el objetivo de imponer el rigor fiscal en los países más díscolos de la Eurozona. En esta línea va este artículo de Guillermo de la Dehesa en Negocios de EL PAÍS (suplemento de interés creciente en un diario menguante).

La idea en cuestión es Tubos Reunidos y como una imagen vale más que mil palabras nos pone un gráfico bien revelador (ver página 10 de la Carta del Gestor) sobre la venta indiscriminada que muchas acciones españolas han sufrido, independientemente de sus méritos como inversión. Puede verse en el mismo, que dos acciones que habían estado fuertemente correlacionadas como TRG y la francesa Vallourec han pasado a tener un spread del más del 100% del precio actual de TRG. Y dice que “no hay nada relacionado con la propia compañía que justifique este comportamiento” y que tiene en su cartera más cosas por el estilo. Además, ha seguido acumulando durante el año, como puede verse en la evolución creciente del peso de TRG en la cartera del fondo. Y es un valor que no está ni siquiera en la lista de seguimiento de muchas casas de análisis españolas.

¿Por qué nos revela esto? Probablemente necesite ser transparente en cuanto a sus tesis, debido a la apuesta tan arriesgada y a contracorriente que está haciendo. O igual para captar más partícipes entusiasmados ¿Quién sabe?. Yo le compro la idea y me meto de cabeza en TRG y en Okavango Delta I FI (iré promediando por si las moscas).