Christian Torres Lang

(chtorres)

Intrinsic Deep Value European Investor, Equity Derivatives, Entrepreneurial & Leisure PADI Instructor

Barcelona. Barcelona. ESPAÑA.

La planificación financiera, una necesidad especialmente acuciante con los actuales niveles de tipos de interés.


Escrito 15 Jun 15

 Frecuentemente una imagen vale más que mil palabras:

 

 

Esta tabla superior muestra el tipo de interés medio de la renta fija corporativa denominada en moneda euro que actualmente un inversor encontraría en el mercado de capitales.  Está desglosada tanto por niveles de calidad crediticia (rating AAA a rating BBB-) como por plazos de vencimiento (de 1 año a 30 años).  A su vez, a fin de adecuarnos a la clásica necesidad de que estas inversiones en bonos corporativos se puedan comprar y vender, en un entorno normal de mercado, es decir que tengan liquidez, hemos incorporado ciertas premisas, las cuales detallamos a continuación:

  • Divisa: emisión en moneda Euro.
  • Importe saldo vivo de la emisión: superiores a €500M para reforzar compromiso de liquidez ex ante.
  • Contribuidores de precios: mínimo de 5 contrapartidas a fin de redoblar el enfoque de activo líquido, buscando ex ante, un precio de demanda/oferta en competencia.
  • Calidad crediticia: rating superior a grado de inversión BBB-. Buscamos una probabilidad de quiebra reducida según modelos de riesgo de proveedores contrastados, pero por todos sabidos….todo es posible!.
  • Tipo de Cupón: Fijo, para tener claro la TAE final de producto (asumiendo reinversión de cupones según curva actual de mercado).
  • Características de opcionalidad (Callalable, Convertibles, Step down,…): Excluidos a fin de poder ofrecer una TAE a vencimiento sin mayores sorpresas (excepto quebranto, claro).
  • Sectores: excluidos financieros y gobierno (no toca!).

 

De las más de 125.502 emisiones en euro existentes en el mercado, atendiendo a las características arriba mencionadas, llegamos a un reducido número de 980 emisiones que cumplen nuestros requisitos y en que, posiblemente un  inversor más “retail”, podría estar interesado, aceptando claro está, que a mayor plazo, mayor nivel de riesgo (tanto por  posibilidad de cambio en políticas monetarias como riesgo de quiebra).

Creo que es un buen resumen a la hora de explicar  a estos inversores  cuya cartera está compuesta tradicionalmente por bonos corporativos y puede que también habituados a tipos de interés nominales muy superiores, como estos, tienen que ir ampliando su abanico de tipos de activos sobre los que invertir (renta variable, retorno absoluto, real estate, materias primas, etc,…). Atendiendo a sus necesidades del inversor en términos de objetivos de rentabilidad y riesgo, así como de sus limitaciones en plazos de inversión, fiscalidad, liquidez, regulatorios/legales y demás características específicas del inversor, éstos puede que tengan que, ahorrar más (o consumir menos), modificar ciertos objetivos secundarios de uso de su patrimonio y además, aceptar incluir otras clases de activos de inversión.

Aquí, la función del asesor independiente es imprescindible, para que éste pueda explicarles adecuadamente y en sus propios vocablos, lo que implica esta nueva cartera de inversión bajo las premisas del modern portfolio theory, ya que  lo más seguro, veremos algo más de volatilidad (corto y medio plazo).  Ya no será una cartera de bonos con unas TAEs a sus respectivos vencimientos y puede que incluso inapropiadamente valorados. Ahora necesitará un plan estratégico consensuado a largo plazo, a fin de adecuar sus ingresos y gastos, tanto actuales como futuros, a sus diferentes etapas de la vida y más aún si incluso pretende un posible traspaso de parte de su patrimonio a la siguiente generación.

 


Comentarios

#1
15 Jun 15

Gracias, muy claro y preciso. Tendremos que hacer caso a Charles Darwin. 


#2

chtorres Intrinsic Deep Value European Investor, Equity Derivatives, Entrepreneurial & Leisure PADI Instructor

19 Jun 15

Gracias Susana....y para llegar a esa asignacion de activos optima
para cada inversor, lo relevantes es que se realize con mucho sentido
común, con cierto análisis de valor intrínsico razonablemente esperado
y no por temas de "modas" o inversiones cortoplacistas y que
la selección natural de la especie nos lleve a poder disfrutar del
retiro según nuestros esfuerzo de ahorro e inversión planificado con
muchos años atrás.