Antonio Romero | Miguel Ángel Patiño

(comparativadebancos)

Analista de mercados, escritor de artículos de economía y bolsa para pequeños y medianos inversores.

Cartagena. Murcia. ESPAÑA.

Desplome bursátil de vértigo


Escrito 6 Oct

 

Vivimos en una época donde la tecnología lo invade todo, nuestro día a día está lleno de momentos donde el uso del móvil, el ordenador, tablet y un sinfín de aplicaciones informáticas nos ayudan –otras veces nos complican- nuestra propia actividad profesional.

Pues eso mismo ocurre con los mercados de valores globalizados que poco a poco se han vuelto más complejos y la utilidad de programas especializados para el manejo y gestión de las carteras de valores por parte de los inversores, así como para las grandes plataformas de contratación bursátil que organizan y ordenan el correcto funcionamiento de los parqués han determinado la necesidad de los grandes grupos inversores de “fabricar máquinas” cuyo software sea capaz de reaccionar en décimas de segundo a las mínimas oscilaciones de los precios de los valores o índices.

Los partidarios de crear y defender las bonanzas de este tipo de programas específicos de respuesta en la Bolsa suelen decir que esto: “añade liquidez al mercado” y debemos considerar que según diversos estudios realizados se calcula que en los mercados USA la negociación vía programas informáticos se acerca al 70% del total, cuando en los mercados europeos se habla de un 40%. Por lo tanto, la participación electrónica automática en los mercados de renta variable se está convirtiendo en una opción muy rentable para sus propietarios pero que no está exenta de riesgos como veremos a continuación.

Partiendo de la base de que dichos programas aplicados a la Bolsa suelen seguir la tendencia del mercado para adelantarse en los movimientos de compra/venta a sus competidores, a veces, el uso de esa “alta tecnología inversora” termina ocasionando graves problemas para el funcionamiento normal de la actividad y llega a generar algún: “Desplome bursátil de vértigo”.

 

La última hazaña de estos programas informáticos se ha producido el día 5/10/2012 en la Bolsa de Bombay –India- cuando una serie de… “órdenes erróneas” ha terminado ocasionando lo que los técnicos denominan un “FLASH CRASH”, o lo que es lo mismo, un hundimiento repentino y vertical del mercado haciendo que su principal indicador llegara a desplomarse casi un 16% lo que se tradujo en la pérdida de capitalización de casi 60.000 millones de dólares y la desbandada generalizada de los inversores en todos los sectores… ¡¡¡Presos del pánico vendedor!!!

Tras esta última crisis en el mercado indio y una vez recuperada la calma –tras 15 minutos de interrupción de cotizaciones- se pudo comprobar que la empresa Emkay Global Financial Services representando a un cliente institucional había generado 59 entradas con órdenes erróneas –vía programas informáticos- por valor de unos 97 millones de euros, que al ser ejecutadas habían alterado a la baja gravemente las cotizaciones. Por supuesto tras localizarse el “PC conflictivo”, dichas órdenes… fueron anuladas.

Algo parecido ocurrió el 6 de mayo de 2010 cuando en el mercado de futuros de Nueva York alguien vendió a mercado una gran cantidad de futuros del índice Standard and Poors –hasta aquí todo normal- y en un principio supuso una caída del mercado de un 1%, sin embargo, este movimiento fue seguido de manera automática por “las máquinas” que procedieron a generar de forma compulsiva, minutos más tarde, órdenes de venta que consiguieron crear una caída del 10% en los mercados USA. Para colmo hubo valores que llegaron a ir perdiendo hasta un 80% ó 90% en su cotización, pasando de 45$  a 0,002$ ante el asombro mundial de todos los inversores que vieron desaparecer del mercado miles de millones de dólares.

Las cuestiones planteadas en esos momentos por los inversores fueron: ¿Qué estaba pasando en el mundo?... ¿Alguien sabe algo?... ¿Existe alguna noticia internacional preocupante? Las repuestas fueron… NO, por lo que se pudo verificar que por primera vez en los mercados de Bolsa se había producido un “FLASH CRASH”, o sea que los dispositivos informáticos habían desatado una alarma infundada y creado el pánico en el primer mercado de valores del mundo que minutos más tarde una vez anuladas las órdenes erróneas volvió a su total “normalidad”.

Solo me quedan dos cuestiones que plantear para todos los participantes de este foro de UNIENCE y son las siguientes: ¿Se podrá regular la utilización de estos dispositivos de respuesta automática para evitar próximos desplomes de vértigo?...¿Existe de verdad interés en eliminar a estos “sistemas ventajistas” que tanto dinero producen?

Espero y agradezco sus comentarios.

http://www.comparativadebancos.com/teoria/consejos-bolsa/


Comentarios