En este blog personal  dentro de UNIENCE, habitualmente vengo escribiendo artículos o comentando noticias financieras de actualidad con el fin de colaborar en la mejor preparación de los futuros inversores o simplemente, para los que estando invertidos desean contrastar sus ideas, cálculos o predicciones bursátiles.

Hoy os dejo un extracto de un post referido a la psicología humana de algunos individuos respecto a la posesión del dinero y su utilidad vital.

Para los inversores y lectores en general que no la conozcan, aquí tienen una gran fábula de Esopo sobre el capital, los ahorros y las reacciones humanas:

Esta fábula dice así:

"Un avaro vendió todo lo que tenía de más y compró una pieza de oro, la cual enterró en la tierra a la orilla de una vieja pared y todos los días iba a mirar el sitio.

Uno de sus vecinos observó las frecuentes visitas al lugar y decidió averiguar qué pasaba. Pronto descubrió lo del tesoro escondido, y cavando, tomó la pieza de oro, robándosela.

El avaro, a su siguiente visita encontró el hueco vacio y jalándose sus cabellos se lamentaba amargamente.

Entonces otro vecino, enterándose del motivo de su queja, lo consoló diciéndole: Da gracias de que el asunto no es tan grave. Ve y trae una piedra y colócala en el hueco.

Imagínate entonces que el oro aún está allí. Para ti será lo mismo que aquello sea o no sea oro, ya que de por sí no harías nunca ningún uso de él", Esopo. Artículo completo.

La idea sobre qué se debe hacer con el dinero tiene dos formas de conducta, la primera que puede ser la del avaro, consistente en  acumular riqueza sin darle ninguna utilidad práctica o vital y la segunda la que nos dice que el dinero no es un fin en sí mismo, sino el medio para conseguir mejorar nuestra calidad de vida e intentar “asegurar o mejorar” la de nuestros descendientes.

Existe una frase financiera famosa que en conexión ideológica con este artículo dice así: “Los demás hombres son dueños de sus fortunas; el avaro es esclavo de la suya”, Juvenal.

Espero que el cuento sea de vuestro agrado y utilidad en el futuro. 

Un saludo

Miguel Angel Patiño

www.comparativadebancos.com/author/miguel/