La comparecencia pasada del Ministro de Economía Luis de Guindos junto a la Vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría para la presentación de las nuevas medidas que se van a aplicar en el sector financiero español tiene la lógica y loable intención de intentar calmar los nervios de los inversores extranjeros que últimamente estaban huyendo de la deuda pública del Reino de España.

 

En cumplimiento del acuerdo de los famosos 100.000 millones de euros de rescate inicial para la banca hispana negociado y acordado con las autoridades comunitarias europeas, el Gobierno español va a proceder a crear el “ banco malo” o como suene mejor… “empresa de gestión de activos”, que en estos difíciles momentos económicos hay que tener mucho cuidado hasta con el nombre de las entidades, para evitar asustar aún más a los potenciales inversores internacionales que deberán participar activa y dinerariamente -en los próximos meses o años- para que en los países como España e Italia se empiece a ver la luz del final del túnel económico-financiero en el que están inmersos desde hace ya 5 años.

 

  El principio del fin en la crisis española

 

 

Se espera que para el mes de diciembre el “banco malo” con financiación pública comience a comprar a las entidades bancarias afectadas los activos tóxicos en forma de productos inmobiliarios diversos, como pueden ser los solares urbanizables abandonados, pisos de casi nula posibilidad de venta y préstamos hipotecarios de igual posibilidad real de cobro- entre otros activos más complejos- y que en valor de libros están todavía “hipervalorados” en comparación al actual precio de mercado.

 

Es de destacar las medidas varias medidas adoptadas por el ejecutivo español referentes al futuro funcionamiento del sector financiero y la potestad de intervención del Banco de España, como por ejemplo las siguientes:

  • Intervención sobre los bancos con problemas de funcionamiento y falta de liquidez de capital.
  • Creación de depósitos bancarios más atractivos para los clientes.
  • Creación de normas más estrictas para la venta de productos estructurados a clientes cuyo perfil inversor no sea adecuado para asumir riesgos monetarios no solicitados en evitación de volver a repetir el “desastre de las participaciones preferentes”.
  • Continuar con la concentración de los grupos bancarios españoles a fin de conseguir bancos más sólidos desde el punto de vista financiero y operativo que puedan competir en igualdad en el resto del mercado europeo y mundial.

La pelota ahora está en el tejado del Gobierno español ya que después de solicitar de forma reiterada- por activa y por pasiva - que el BCE proceda a comprar bonos hispanos y con ello aliviar y reducir los costos de endeudamiento, éste ha recibido desde Bruselas o especialmente desde Berlín la respuesta de que: “Deberá pedirlo formalmente al fondo de rescate europeo” asumiendo sus recortes y contraprestaciones respectivas. Algunos analistas piensan que se han estado negociando durante este excesivamente cálido verano y de momento el Presidente Rajoy se resiste a dicha petición de “rescate blando comunitario” para la economía española.

 

En la presente situación empezando el mes de septiembre el panorama económico español no es precisamente tranquilo si incluimos a la recesión de la economía, subidas de impuestos –IVA- recortes de ayudas públicas, falta de inversión estatal, prima de riesgo en niveles excesivos, petición de ayuda financiera estatal de varias comunidades autónomas –eso sí, sin contraprestaciones políticas involucionistas o centralistas-… ¡Faltaría más!

La solución a gran parte de los problemas citados con anterioridad se debe producir en las próximas semanas ya que para el mes de octubre le vence al Tesoro español más de 20.000 millones de euros de deuda soberana, que deberá refinanciar para los siguientes años. Por todo ello, “El principio del fin en la crisis española” deberá estar próximo y las últimas medidas adoptadas por el Gobierno de España muestran claramente la determinación de cumplir con todos los requisitos exigidos desde la U.E en la consecución final necesaria del apoyo financiero comunitario, hecho que ha sido reconocido por muchos dirigentes políticos y económicos europeos.

Solo nos queda esperar unas jornadas más de reuniones y entrevistas políticas diversas dentro de la zona euro y…más pronto que tarde …¡¡¡Así será!!!

Se admiten amablemente opiniones contrarias, dudas o confirmaciones de este post desde toda  nuestra comunidad de UNIENCE.

Un saludo.

 

http://www.comparativadebancos.com/teoria/consejos-bolsa/