Estas últimas jornadas los mercados financieros, en especial los de deuda, han dado una tregua a países como España e Italia lo que supone un alivio necesario en momentos de gran agobio y especulación sobre los bonos soberanos de ambos países comunitarios.

La pregunta que me hago y os hago es la siguiente:  ¿Es España el último cortafuego? y lógicamente, para responder esta cuestión supongo que deberemos valorar los distintos movimientos políticos y económicos que están rodeando la dolorosa cuestión de la solicitud de rescate por parte del Gobierno de España.

Según muchos dirigentes de organismos comunitarios, primeros ministros de la Unión -así como "pesos pesados" del sector bancario español- al igual que la prensa europea e incluso americana, la solicitud del rescate parece ser inevitable.

Una vez que el convencimiento es casi generalizado de que España solicitara un rescate financiero completo en breves semanas, también será conveniente realizar un análisis de la situación en la que quedan países como Italia, que pasaría a ser el tercer y último cortafuegos comunitario después del cortafuegos hispano y del que tengo dudas de que pueda acabar definitivamente con el incendio que se originó hace unos años desde la sufrida y rescatada Grecia.

Los rendimientos de los bonos a 10 años de España e Italia han bajado de manera brusca hasta las cotas de los 400 puntos desde que el Presidente del Banco Central Europeo, el Sr. Draghi, saliese a la "palestra" en apoyo de todas las finanzas comunitarias, sus economías y ante todo salvaguardar el euro como moneda única de Europa.

El caso es que durante muchos meses los caminos de la economía española e italiana en los mercados y sobre todo la rentabilidad de sus bonos "han ido de la mano", pero estas últimas semanas algo a cambiado y en los mismos organismos y reuniones de la zona euro al igual que se anima o fuerza al gobierno español ha realizar la solicitud de rescate, al gobierno italiano se le empieza ha apartar de la primera línea de fuego.

Parece que en esta situación tiene mucho que ver las maniobras y aciertos técnico-políticos del Primer Ministro de Italia, el Sr. Monti, que como hábil conocedor de los entresijos de Bruselas ha sabido realizar los ajustes necesarios sin el gran desgaste político que se sufre en España, pero además con una gran baza a su favor que es la no presentación a las próximas elecciones generales del país de los romanos.

Mientras todo esto ocurre en Europa, los periódicos de medio mundo indican que las autoridades monetarias españolas están negociando "en la sombra" las condiciones del tan famoso rescate financiero con los organismos internacionales -que debe de llegar próximamente-

En lo que no se ponen de acuerdo es en la cantidad que será necesaria para solventar esta fase problemática de necesidad monetaria para el sector bancario español y la horquilla oscila entre las previsiones del FMI que rondaría los  40.000 millones de euros, hasta los  75.000/ 85.000 millones de euros calculados por altos ejecutivos de los bancos hispanos.

Volviendo al principio de este artículo, España puede ser el último cortafuegos comunitario para evitar el contagio al resto de los poderosos del sistema económico europeo que son: Italia, Francia y por último la gran economía Alemana, que de manera forzada, se ven obligados a sofocar un incendio durante muchos meses semi-olvidado o aletargado, pero que al final les amenaza con sus llamas por la vía de la desconfianza mundial ante sus -durante mucho tiempo- posturas relajadas y distantes ante un grave problema económico y sobre todo social y humano de millones de ciudadanos europeos.

http://www.comparativadebancos.com/teoria/consejos-bolsa/