No son buenos tiempos financieros los actuales, para la gestión cómoda y relajada del capital en forma de los históricos depósitos a plazo que tanto bienestar y seguridad han proporcionado a los pequeños ahorradores en España desde hace décadas. Ahora, con una inflación inexistente y evidente riesgo de caída en deflación, las decisiones de los altos organismos monetarios como el Banco Central Europeo –BCE- sobre la bajada de tipos a mínimos, para estimular las economías comunitarias ha generado que las rentabilidades ofrecidas por las entidades bancarias en sus depósitos a sus clientes "caigan a plomo"  y sea difícil que éstas lleguen al 1% anual.

Es tiempo de cambio en la mentalidad inversora,  los tipos de interés tan bajos al parecer nos acompañarán durante algunos años más y no se debe esperar el milagro de una subida en un periodo temporal menor de 5 años.El momento financiero de arriesgar ha llegado  para todo ahorrador que desee conseguir unos beneficios superiores al 3%, 5% o 10% anual y la inversión en los mercados de valores, vía fondos de inversión o acciones de empresas cotizadas en Bolsa se nos antoja lógica para tener éxito en la tarea de gestionar nuestro capital o ahorro destinado a la inversión. ..seguir leyendo...