Hoy, expongo al foro las curiosas declaraciones realizadas en el día de ayer a la Agencia EFE por Manuel Conthe –expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores- (CNMV) sobre las penosas consecuencias financieras sufridas por los pequeños ahorradores ocurridas a raíz de la venta a éstos de participaciones preferentes y que no han dejado a nadie indiferente.

Según el Sr. Conthe, los inversores en productos financieros complejos han sido víctimas de un “factor de mala suerte”, que al parecer nadie tenía previsto por lo que al ahorrador en preferentes solo le queda la opción de “tragar”, para ser más exactos, las palabras de Conthe fueron: “Se tienen que tragar”.

El que fuera hasta hace poco máximo responsable del organismo español encargado de la supervisión y buen funcionamiento del mercado de valores, ha considerado opinar y concluir que “La CNMV no es culpable de la actual problemática de las preferentes”, así como la deuda subordinada, recordando que en su gestión “hasta cierto punto”, se supervisó la colocación de éstos -al final monetariamente nocivos productos- pero siempre “un poco a posteriori”.

Otra de las justificaciones dadas por Conthe son: “La CNMV no podía poner un guardia civil en cada entidad bancaria para ver si en ella se cumplían las normas referentes al test de conveniencia e idoneidad”. En la colocación de preferentes a pequeños ahorradores e incluso a personas que casi no sabían leer o carecían de conocimientos mínimos sobre inversión o finanzas.

El resto de las declaraciones de Manuel Conthe se pierde en diversas frases donde se emplean palabras de excusa del tipo: “en los mercados ha habido muchas sorpresas”“nadie preveía la actual coyuntura”“se han frustrado muchas expectativas”… etc.

Para finalizar en sus declaraciones, se recurre al socorrido factor de: “la mala suerte, como un elemento que los inversores se tienen que tragar”.

No obstante, informó que la CNMV ha abierto expedientes sancionadores por la mala comercialización de productos de riesgo “colocados a clientes no cualificados”.

Este país llamado España… en la actual coyuntura y pensando en los años venideros, debería plantearse seriamente a nivel político y de alta dirección el concepto de las responsabilidades cuando se ejercen cargos públicos con dos palabras…DIMISIÓN y EJEMPLARIDAD.

Podemos tomar nota de algunos países nórdicos o anglosajones –por ejemplo- donde las personas con cargos públicos que sienten haber cometido un error o negligencia grave... no esperan a que los tengan que echar … ¡La prensa o los jueces!

¿Llegará ese día?

http://www.comparativadebancos.com/teoria/consejos-bolsa/