Es la eterna pregunta del nuevo inversor novel e incluso de los miles de pequeños ahorradores que, ante la contínua pérdida de rentabilidad de los históricos depósitos a plazo, se acercan poco a poco vía fondos, depósitos estructurados o productos referenciados en Bolsa, al interesante y arriesgado mundo de la inversión.

Las dudas se originan habitualmente debido a la sensación de que la compra de un bien o activo mobiliario e inmobiliario, nos puede hacer creeer que nos reportará en un futuro más o menos cercano beneficios y plusvalías para nuestro patrimonio, lo que no siempre ocurre y menos, cuando hablamos de inversiones en los mercados de renta variable.

El boom inmobiliario de los pasados años y el pinchazo de la burbuja "del ladrillo", nos ha llevado a cambiar o por lo menos replantearse nuestros predefinidos conceptos sobre los que es un activo y un pasivo.

Para los que estén interesados en una buena formación técnica o por simple curiosidad económica, creo que este artículo les puede aclarar un poco más dichos conceptos tan habituales en el lenguaje y los medios financieros:  que-son-activos-pasivos/

Espero que les ayude para una mejor comprensión, les sea de utilidad y sirva entretenimiento.

Un saludo.

Miguel Ángel Patiño