comprarsociedades

Comprar Sociedades y Venta sociedades limitadas

ESPAÑA.

Bancos y cambios de avalistas tras venta de empresas


Escrito 5 Oct 16

En la compraventa de empresasen crisis o con deudas es frecuente que la empresa que se vende tenga deudas con entidades bancarias o financieras.

En Comprar sociedades nos gustaría explicar cómo funcionan las entidades bancarias cuando esto sucede y que los clientes tienen que tener en cuenta a la hora de llevar una compraventa de este tipo.

Lo primero es saber si la deuda que tiene  la empresa con la entidad bancaria se encuentra o no impagada.

A partir de ahí se actúa.

Si esta impagada la deuda con la entidad lo segundo que hay que saber es si el préstamo que firmaste para la empresa lo firmo la empresa solo o bien tuvieron que firmar más personas como avalistas (administradores, socios...)

Lo comento porque los bancos desde hace tiempo exigen la firma de los administradores de las sociedades con la idea de tener mayores garantías.

Si este es tu caso al menos las deudas bancarias por mucho que vendas la empresa no conseguirás librarte de ellas.

La única manera de hecho de conseguirlo es conseguir que el nuevo comprador también te cambie como avalista.

Y claro, para poder hacer esto, la venta de empresas con deudas, tiene que aportarle suficiente beneficio al comprador como para que le interese llevar a cabo la operación.

Generalmente la única manera de que un comprador que compra empresas en crisis te quite como avalista de una entidad bancaria es que el préstamo lo tengas bajo la forma de hipoteca y este se encuentre hipotecando un inmueble el cual es de interés para los nuevos compradores.

Solo en situaciones de este tipo será posible poder lograr la compraventa empresarial logrando además quitar los avales personales que pudiera tener el cliente con la entidad bancaria.

Por supuesto aquí la entidad bancaria tiene que estar dispuesta a hacer esto y en consecuencia el nuevo avalista tiene que tener la misma o más solvencia que el anterior avalista.

En caso contrario la entidad bancaria no aceptara en ningún caso cambiar un avalista por otro y por tanto el vendedor seguirá respondiendo de manera personal por las deudas bancarias.

Por eso en la compraventa de empresas vemos a muchas personas decir lo de “no quitamos avales personales”, porque se están refiriendo justo a esto.

Para que una empresa comprada bajo esta forma sea rentable para el comprador este ha de poder negociar quitas con los acreedores de las deudas.

Y  todos conocemos como funcionan las entidades bancarias y financieras en los préstamos, no solo no se reduce la deuda sino que se aumenta por los intereses de demora.

Ese es el gran pero de comprar empresas con deudas de banco, que quien compra no tiene el mismo margen que en otras compraventas.

Por supuesto aquí estamos hablando de empresas con deudas pero que tienen valor, actividad, activos...

Si en lugar de eso fuera una empresa sin actividad, activos y demás es seguro que prácticamente ningún comprador podría estar interesado en llevar a cabo la compra.

Solo quizás aquellos que buscan beneficios fiscales (ahorrar en impuestos) podría ser de su interés llevar a cabo la compraventa.

 

Comentarios (0)