ROTACIÓN SECTORIAL Y EXCESOS

ROTACIÓN SECTORIAL Y EXCESOS

1
Me gusta
0
Comentar
Guardar

El día a día continúa marcado por los efectos de la pandemia, no en los mercados financieros, “dopados” de estímulos monetarios y fiscales cotizan claramente la economía postpandemia borrando incluso, las incertidumbres prepandemia que continúan existiendo.

Como cada año, diciembre y enero concentran las presentaciones de análisis sobre perspectivas económicas, sin entrar en detalles el titular puede ser “optimismo general”.




Por ejemplo, la encuesta de Lance Roberts de enero prevé para el S&P500 una subida media del 6,49% (ligeramente por debajo de la media histórica)… justo es decir que considero que las predicciones a 12 meses no sirven de nada, buenos titulares periodísticos que en realidad se han demostrado del todo inútiles.

Otro dato, el índice de confianza trimestral de los ahorradores españoles elaborado por J.P Morgan Asset Management ha cerrado el 2020 en positivo, preguntando sobre qué mercado creen los inversores que será el mejor del 2021, el 30,1% piensa que será el europeo… tampoco le doy ningún valor predictivo a este tipo de encuestas más allá de detectar excesos de confianza o de miedo.




Esperamos Rotación “Value” el 2021

Nuestra visión a medio plazo no ha variado en absoluto desde los mínimos de marzo y se ha visto reforzada por la evolución reciente de los mercados, ahora no son pocas las casas de análisis que se están alineando con esta visión.



Es el momento de las “small caps” y las empresas con sesgo “value”, los sectores más damnificados el 2020 serán los mejores del 2021 y viceversa. Afirmación sustentada por las valoraciones fundamentales, que como siempre las situamos en el centro de las decisiones. A pesar de la larga espera, y las dosis de paciencia derrochadas, el “value” se vuelve a ver favorecido.

Publicados el 50% de los resultados de las empresas del S&P500, el índice de sorpresas positivas es del 80%, A pesar de este dato no podemos pasar por alto que estamos ante un mercado totalmente bipolar, donde contrastan valoraciones razonables con valoraciones muy exageradas, compañías muy populares entre los inversores, han tirado mucho y en muchos casos se han desvinculado de sus fundamentales.

La situación actual recuerda a un mix entre la burbuja “punto como” por las revalorizaciones explosivas de algunas empresas alimentadas a base de expectativas y la crisis Nifty Fifty de los años 70, donde las 50 empresas más solidas y que habían impulsado el mercado en la última década (al estilo FANGs) cayeron muy por encima de la caída real de sus resultados dado las altas valoraciones logradas.

“LOCURAS”



No sé si la causa està en los confinamientos, pasar más tiempo ante las pantallas, la busqueda de alternativas de ingresos, la naturaleza codiciosa del ser humano, el rally de los valores tecnológicos …no lo sé…, posiblemente es la suma de todo, pero el caso es que estos últimos meses los inversores detallistas han disparado el volumen de negociación. Según Piper Sandler, el volumen negociado diario medio se ha doblado en un año, pasando de los 7.000 millones el 2019 a 14.700 millones este enero.

Volumen concentrado en empresas especulativas del estilo Tesla, y otros activos como la plata, el oro o las criptomònadas. Por cierto, esta semana a raíz del anuncio del ”extravagante” Elon Musk de que Tesla invertía 1.500 millones en Bitcoins la criptomoneda se han encaramado por encima de 46.000 USD.

O el caso de GameStop, donde los pequeños inversores del foro Reedit organizados contra los fondos bajistas consiguen girar la presión bajista sobre el valor. No nos engañamos, no es ninguna victoria contra el capitalismo, al contrario, es la contribución a alimentar un sistema especulativo con información sesgada y por tanto poco eficiente. Esto pasa y és peligroso cuando un medio tiene capacidad de influir en los precios, ya sea por un tuit del Elon Musk o una recomendación en un blog. Es el truco de siempre, quien obtiene beneficio es el divulgador y pocos más, a cambio de la pérdida de muchos. Por mucho que los reguladores se esfuercen a penalizar estas prácticas siempre han existido y existirán.

El AUTÉNTICO RIESGO

A pesar de las “locuras” o “burbujas” latentes que pueden desencadenar correcciones bruscas de los excesos, creemos que hay suficientes alternativas a precios razonables. La explosión de estas “burbujas” no tendría que generar demasiado impacto en la economía real.

El riesgo más importante es la combinación de la expansión de deuda con la inflación… que puede generar una temida estanflación, es decir inflación sin crecimiento. Posiblemente con la experiencia del impacto de la retirada de estímulos el 2018 es de esperar que ahora se retiren de manera muy gradual, y por otro lado parte de las pequeñas tensiones inflacionistas actuales derivan de paradas productivas del 2020 que posiblemente se regularizarán. A corto plazo no se esperan cambios importantes, pero si hay que estar alerta en como se comporten estos indicadores en el futuro, esto es la amenaza más relevante.

0 ComentariosSé el primero en comentar
User