Me gustaría compartir con vosotros este gráfico de la distribución de los PGE 2019, en el que se puede comprobar de forma clara y transparente cual es la partida en la que se destinan más recursos: y sí amigos, esa no es otra que …¡¡¡las PENSIONES!!!

De este gráfico se pueden sacar más conclusiones, como por ejemplo el problema que vamos a tener en cuanto suban los tipos y la partida de Deuda Pública deje de financiarse “casi gratis”.

Y para añadir más datos, me gustaría también compartir con vosotros algo que me parece abrumador, y que debería de preocuparnos a todos, y es la evolución y diferencia de los ingresos y gastos del Estado y la Seguridad Social en los últimos años.

Os explico y pongo en contexto:

En 2007, los ingresos presupuestados fueron de 334.869.912.788€ y los gastos de 326.612.262.297€, de los que 109.535.440.561€ fueron a parar a PENSIONES (un 33,53% del total).

Para 2019, los ingresos presupuestados son de 316.181.198.750€ y los gastos de 345.358.445.760€, de los que 153.861.285.980€ irán a parar a PENSIONES (un 44,55% del total).

Algunas conclusiones rápidas que podemos sacar es que en 12 años los ingresos han disminuido aproximadamente un 6%, en cambio los gastos han aumentado también casi un 6%, y en particular, la partida de pensiones un 11%, que a medida que la generación del BabyBoom se vaya jubilando, seguirá creciendo.

Ese diferencial se sufraga con deuda y más deuda, que algún día habrá que pagar, y no a tipos cero como en la actualidad.

Me imagino que como a mí, vuestros mayores (sabios a más no poder) también os han dicho aquello de “no estires más el brazo que la manga” y “no puedes gastar más de lo que ingresas”.

Nos vamos a encontrar con un futuro muy complicado, y el que no quiera verlo, allá él.

Ante la desidia de la clase política sólo nos queda la planificación, el ahorro, la inversión y el asesoramiento profesional.