eXcalibur

ESPAÑA.

INVERTIR PARA DUMMIES, CAPITULO 1: EL VALOR DEL DINERO


Escrito 23 Aug

Mediante este blog tengo la intención de introducirte en el complejo pero a la vez apasionante mundo de la inversión, ese mundo donde nuestros ahorros crecen (como dicen los de ING), desde el nivel más básico que engloba los depósitos o cuentas remuneradas, al más complejo que incluye la renta variable, derivados, inversión inmobiliaria y un largo número de productos financieros que son perfectos para arruinarte sin el debido conocimiento.

¿Por qué debo invertir?, mi dinero está mejor en el colchón de mi cama.

 

Esta afirmación está bien, hasta que tienes un incendio o entra un caco, seguro que tu “inversión” le hará muy feliz.

Bromas a parte, debemos tener en cuenta que nunca existe la seguridad plena, prácticamente en nada, y menos en cuanto al dinero se refiere.

Un poco de historia nos ilustrará: Tras la primera guerra mundial, la república alemana de Weimar (1922 – 1924) tuvo que efectuar pagos a los vencedores de la guerra. En concreto, Francia fue uno de sus acreedores más duros.

Estos pagos se realizaron imprimiendo dinero en cantidades ingentes, y provocó que los marcos alemanes perdieran su valor en cuestión de horas.

Se llegaron a necesitar 10 millones de marcos para comprar una barra de pan. Las mujeres de los trabajadores alemanes, esperaban a la puerta de las empresas ya que a estos trabajadores se les pagaba todos los días (incluso más de una vez), para poder ir a comprar antes de que el valor de esos marcos cayeran en picado.

El mejor ejemplo de la pérdida del valor del dinero en la Alemania de la posguerra fue que era más barato quemar los billetes que comprar la leña.

Esta situación se ha vivido en más ocasiones, en la Yugoslavia del año 92 o en la actual Zimbabwe, donde se están emitiendo ahora mismo billetes de un trillón de dólares (tengo algunos de estos en mi colección personal).

 

Vale, vale, pero esto no va a pasar aquí. Explícame porqué debo invertir en lugar de guardar mi dinero.

 

Descartando cualquier episodio de hiperinflación en España y la unión europea, lo que si debemos tener en cuenta siempre es la Inflación. La inflación es sana, necesaria, es lo que hace que un litro de leche pase de valer 1 € a 1,05 € al año siguiente. También ocurre con nuestros salarios, es lo que se conoce como el IPC (Índice de Precios al Consumo).

Supongamos que el IPC al finalizar el año 2015 sube un 5%, una tasa que, aunque relativamente alta, es beneficiosa para la economía. El litro de leche que valía 1 € ahora cuesta 1,05 €, pero en principio no pasa nada, porqué tu sueldo de 1.000 € (y da gracias que cobras), ha aumentado a 1.050 € / mes.

A grandes rasgos, este es el funcionamiento del IPC, con connotaciones que no vendrían a cuento en este primer capítulo.

Pero…. ¿Y mi dinero ahorrado?, ¿que le pasa?, pues si los artículos han aumentado de precio, tus ahorros han disminuido!!. Si por ejemplo tenías 100 €, ahora esos 100 € valen 95 €. Esto es así, y la mayoría de los españoles, con una educación financiera deficiente, no lo tenemos en cuenta. Si multiplicamos esto por 10 años, esos 100 € posiblemente no tengan ni la mitad de su valor inicial.

¿Que podemos hacer para que esto no ocurra, o por lo menos minimizar su efecto?, la única solución es invertir, hacer que el dinero genere dinero.

Esta tontería es una de las bases de la riqueza. No conocerás ningún rico que no invierta parte de su fortuna, para que esta no mengue.

Sí…, ya se que siendo rico es más fácil invertir, pero nosotros podemos elegir también hacer lo mismo con una parte de nuestros ahorros, o incluso con casi toda, ya que en los tiempos que corren existen productos de riesgo 0 (y recuerdo que no existe el riesgo 0, aunque los llamen así), para ahorradores conservadores, y que en la actualidad llevan casi 3 años venciendo a la inflación:

-         Depósitos bancarios

-         Cuentas remuneradas

 


Comentarios