El Observatorio de Asesoramiento Financiero del IEB e Inversis delimita el perfil de las personas con más de 20.000 euros para invertir. Es el siguiente:

 

  • Las mujeres están más asociadas al tramo de entre 20.000-50.000 euros, mientras los hombres estarían en el tramo de 50.000-300.000 euros.
  • Los mayores de 60 años que tienen entre 300.000 y 500.000 euros son el doble que en el resto de tramos de edad.
  • Los asalariados están más vinculados al tramo de entre 20.000 y 50.000 euros, mientras que prácticamente todos los encuestados con más de un millón de euros para invertir, es un empresario con trabajadores a su       cargo.
  • En Vizcaya, Málaga, Barcelona y Sevilla prima el tramo entre 20.000 y 50.000 euros. En Mallorca y Pamplona el tramo vinculado es el de 50.000 y 150.000 euros, y por último, el mayor porcentaje de los que están por encima de 150.000 euros se encontraría en Madrid.
  • El 40% manifiesta no tener un especial interés por las inversiones financieras y otro 18% declara no tener ningún interés. Además, un 55% de los encuestados declara no haber recurrido nunca a la figura del asesor financiero, y un 20% declara no conocer la figura del asesor financiero.
  • Entre los inversores con asesores financieros, el 59% consideran crucial la formación como el principal valor de un asesor financiero; la experiencia es fundamental para el 64% y, la relación personal con el cliente es vital para un 56% de los encuestados. La independencia es valorada por el 80% y un porcentaje similar valora que el asesor cuide el perfil de riesgo del cliente.
  • Los dispuestos a pagar a un asesor financiero por motivo de confianza (60%) y  por una mayor oferta de productos ; se mantiene el número de los que contratarían en caso de obtener menores costes de intermediación y aumenta el de los potenciales clientes por una mayor atención a su situación concreta.