Realmente creo más en los pequeños emprendimientos, en las empresas familiares, en las empresas de autónomos, porque en ellas podemos palpar una realidad más fidedigna, más comprobable, menos maquillada, menos burbuja, menos especulativa.

Podemos involucrarnos en las PYMES y lograr un mayor rendimiento a nuestra inversión, podemos participar y sentirnos parte de un algo que estamos creando, dándole forma, corrigiendo errores, aportando ideas y nuestra experiencia.

En el fondo son estás PYMES las que realmente requieren de un inversionista para algo más concreto y palpable no solamente para subir o bajar las estadísticas de rentabilidad de determinada acción o fondo de inversión.

Son ellas las que van creando riquezas identificables, las que aportan a la sociedad puestos reales de trabajo.

Apuesta por el pequeño empresario, te aseguro que serás mas persona y posiblemente tu inversión sea mucho más rentable.