En esta comunidad hay muy buenos y grandes inversores. No me cabe la menor duda. Estoy seguro que muchos alcanzan unos resultados a sus inversiones verdaderamente notable. Pero hoy quiero compartir una crítica. Cuando hablamos de inversión de un patrimonio, éste lo consideramos como estático en el tiempo. Hablamos de la rentabilidad anualizada, acumulada, etc., pero nunca hablamos de incremento del patrimonio por incorporación de NUEVO ahorro.

Para mi, el buen inversor, o inversor completo, es aquel que a) es capaz de incorporar nuevo ahorro al capital financiero y b) el que consigue unas razonables rentabilidades consistente en el tiempo. Esto es aplicable tanto al inversor profesional como al amateur.

¿Qué ocurre si se consigue la cualidad b) sin la a)?. ¿Podíamos hablar de un buen inversor?. Mucho se habla sobre la diversificación de nuestras inversiones sin pensar que una buena diversificación proviene de transformar nuestra renta en patrimonio, lo que nos puede servir para cubrir de los errores de inversión cometidos y que el nuevo ahorro pueda de alguna manera corregir. También diversificar significa establecer un mix entre inversión mobiliaria e inmobiliaria.

 Esto me lleva a pensar sobre las discusiones sobre si estar todo invertido o mantener parte en liquidez. ¿No puede ser considerado el nuevo ahorro como liquidez potencial para la cartera?.

No quiero abrir un debate de que cantidad de ahorro es necesario sobre nuestra renta, ya que esto dependerá de las circunstancias personales y familiares de cada inversor. Pero si considero que ambas cualidades son igualmente importantes y deben ser consideradas como condiciones necesarias y suficientes para todo inversor.