escaja

inversor particular estilo value

SEVILLA. SEVILLA.

Proceso de inversión


Escrito 16 Nov 12

Desde hace unos años trato de entender y comprender algo los mercados financieros. Según avanza el tiempo creo que tengo cada vez más dudas. Mi cabeza trata de asimilar conceptos pero no consigo avanzar mucho.

En todo ese tiempo, creo que pocas cosas se han pegado a mi personalidad como inversor: preferencia de la renta variable sobre todas las cosas, me siento cómodo con las teorías del value investing, debo no mover mucho la inversión por el costo fiscal que ello conlleva y poco más.

Esas pocas cosas que he asimilado han trascendido a mi personalidad y mi carácter: el valor de un euro ahorrado (creo que me he vuelto mucho más austero), dar más importancia al futuro que al presente (el medio/largo plazo ocupa más mi mente que el presente), pensar más en mis allegados que en mi (creo que eso es fruto de la edad).

Entre las cosas que leo y no he llegado a entender, por ejemplo, se encuentra el valor de estar en liquidez en un determinado porcentaje y de forma persistente en vez de estar plenamente invertido, la ventaja de la inversión directa en acciones frente a la inversión vía fondos de inversión (la primera es para mi mucho más difícil de entender que la segunda, no solo por la ventaja fiscal), la gestión discrecional de cartera por una entidad mercantil frente a la decisión personal y muchas más.

Trato de encontrar un proceso de inversión que me permita sentirme cómodo y no salirme del mismo bajo ninguna circunstancia. El mantener una disciplina férrea a ese camino trazado y cumplirla a rajatabla.

A día de hoy, el diseño teórico (todavía no lo he puesto en práctica) es el siguiente:

Establecer unas ponderaciones entre inversión en renta variable y renta fija (o disponible para la inversión) de aproximadamente 90%-10% respectivamente. A continuación, evaluaré con periodicidad mensual la evolución de la inversión en renta variable. Habría 2 posibilidades: que haya habido ganancia mensual o pérdida. En el primer caso, no haría nada. En el segundo caso, cubriré la perdida traspasando dicho importe del disponible para la inversión a la renta variable (creo que mi mente pensará que ese mes no ha habido pérdida, sino mantenimiento de la inversión). Y así todos los meses.

Puede haber un problema en el corto o medio plazo: pérdidas persistente en la renta variable habrán vaciado de contenido el 10% del disponible para la inversión, incluso contando con el ahorro mensual que mi trabajo pueda haber generado para reembolsar al saldo disponible para la inversión. En este caso no tengo una respuesta posible.

En el escenario de pérdida mensual, serán repuestos los fondos que dicho mes hayan bajado más.

Con carácter trimestral o semestral, adicionalmente, se hará otra evaluación: se traspasarán cantidades desde los fondos de inversión de mayor crecimiento a los de menor crecimiento en ese periodo temporal.

Este proceso teórico habla de las formas de la inversión. El fondo de la inversión (las distintas posiciones mantenidas en los fondos en los que se invierte) eso si que resulta complicado. Eso es quid de la cuestión.


Comentarios