Julio Alcázar Gómez
(eyescon)

ESPAÑA.

La economía en Estados Unidos


Escrito 1 Mar

       La salud de la economía de EEUU se encuentra afectada por tres factores muy negativos, que son: una Deuda Pública que supera el 94% del PIB un mercado laboral incapaz de absorber las nuevas demandas de empleo, como lo demuestra el hecho de que la tasa de paro ha crecido casi el doble, ya que en el cuarto trimestre de 2007 se situaba en el 4,6% y en el mismo periodo del 2010 se sitúa en el 9,2% una falta de competitividad frente a los mercados emergentes en multitud de productos, lo que le impide aumentar sus ventas en el mercado interior y exterior.
      Estos tres factores tienen que combatirse cuanto antes, para evitar que su influencia afecte negativamente al resto de la economía, lo que conduciría a un empobrecimiento del país.
      Así pues, parece que una disminución del gasto público que no afecte negativamente a la economía (como por ejemplo disminuyendo los gastos que sean prescindibles), es necesario y urgente. Igual de urgente es la adopción de medidas activadoras de la economía que permitan que el mercado laboral absorba las nuevas demandas de empleo, es decir, que la Población Ocupada crezca al menos en la misma proporción en que lo hace la Población Activa, con el objetivo de que no siga creciendo la Tasa de Paro. Por último es preciso establecer estrategias que permitan contrarrestar la gran competitividad de los países emergentes como consecuencia de sus menores costes.
Pensar que resolver los problemas del sistema financiero es la solución de todos los males, es un grave error.

 

EXPLICACIÓN DEL GRÁFICO

         En el gráfico se muestra un indicador propio elaborado y creado por Eyescon, que sirve para medir la temperatura económica de un país como si se tratara del cuerpo humano. Se representa tanto en grados Fº como en Cº.

            En concreto la temperatura económica indica la media de las temperaturas financiera, productiva y laboral de los distintos países indicados anteriormente.

         Para el cálculo se han utilizado las siguientes variables: PIB a precios constantes, exportaciones, sector más importante de cada país, consumo de energía, deuda pública (volumen), deuda pública (% sobre PIB), créditos concedidos a las empresas, créditos concedidos a los hogares, déficit fiscal, IPC, población ocupada, tasa de paro y número de funcionarios públicos.


Comentarios