Existen una gran variedad de tarjetas de crédito, pero dependiendo de las características de cada persona y del uso que cada uno vaya a hacer de ella, serán más apropiadas unas que otras. Dentro de esta enorme variedad de tarjetas, existe un tipo que, por sus especiales características, podemos denominar como exclusivo, ya que a ella sólo pueden acceder cierto tipo de clientes, con unas características económicas bastante solventes y para los cuales los tipicos gastos o las comisiones asociadas no son realmente un problema. Este colectivo quiere tener la tarjeta más avanzada y solvente del mercado y para esta necesidad, también existe un tipo de tarjeta.

Tarjeta de crédito oroSe trata de las tarjetas de crédito oro, un tipo de producto que el banco ofrece a aquellos clientes que están en disposición de saldos estables, cuantías medias-altas y un buen historial crediticio en el que se haya demostrado la solvencia del cliente durante una larga trayectoria en el banco y fuera de él.

Simplemente por el hecho de pedir este tipo de tarjetas, habrá que acreditar una serie de datos bancarios como son estabilidad en cuenta corriente y una elevada solvencia, no solo económica sino también patrimonial con la cual avalar las compras realizadas con la tarjeta de crédito oro. Sin embargo, y aún reuniendo todos esos requisitos, los trámites no son sencillos.

Características de las tarjetas oro

Este tipo de tarjetas ofrece un mayor límite de crédito, mayor flexibilidad de pago, seguro de asistencia en viaje y accidentes y una amplia red de cajeros en los que operar (tanto nacional como internacional). Como aspecto negativo, las comisiones de esta tarjeta son más elevadas como resultado de los servicios adicionales prestados.

Entre los servicios comunes a todas las tarjetas de crédito oro, los más habituales son:

  • Mayor seguridad en las compras por Internet.
  • Descuentos.
  • Asistencia permanente de emergencia.
  • Una mayor cobertura de seguros.
  • Un mayor prestigio internacional.

Hay otro tipo de ventajas de este tipo de tarjetas, aunque dependerá mucho de la entidad que te facilite la tarjeta de crédito oro. Y es que ciertas entidades bancarias suelen ofrecer a sus nuevos clientes hasta un 10 % de ahorro en compras aplazadas durante el primer año, sin límite de cantidad. Además, muchas de ellas ofrecen la posibilidad de no contar con cuota anual y disponer de un límite crédito superior a 5.000 euros. También puedes disfrutar de sus ventajas sin necesidad de cambiar de banco, simplemente asociando una cuenta que ya tengas. 

¿Para quién están pensadas las tarjetas de crédito oro?

Se trata de un producto especialmente pensado para un grupo muy concreto de clientes, entre los cuales te podrías encontrar tú. No obstante, antes de solicitar este tipo de tarjetas, si no tienes claro si tu solvencia es la apropiada, es conveniente que evalues otras alternativas que no sean las oro. Y en el caso de que no encuentres una que se adapte a tus necesidades, consultar las dudas y leer detenidamente el contrato de la tarjeta oro serán buenas ideas antes de su contratación.

No obstante, no es un producto muy recomendado para un ahorrador medio, pero en algunos casos, sí puede ser aconsejable. Se trata de un producto muy exclusivo por las condiciones necesarias a cumplir para obtenerlo, pero si tu cuenta corriente bancaria te lo permite, desde luego, por todos los servicios asociados y la capacidad de gasto que tiene, son una buena opción.