flipper

Sevilla. Sevilla. ESPAÑA.

ROJO


Escrito 4 May 10
Pues hoy he aprovechado que la actividad laboral se reduce a la mera presencia en el puesto para revisar a fondo toda la prensa económica que he podido.
El día hoy empezó mal, con mucha lluvia y aire, pero es que ha terminado peor, ha terminado totalmente teñido de rojo y con malas noticias sobre la economía española y su futuro.
Lo cierto y verdadero es que llama la atención ver como los mercados, regidos por personas adultas y con ciertos estudios, son capaces de asustarse como críos con rumores intencionados y con el unico fin de ver como correr y asustar al personal.
Lo que se deben estar riendo los que hacen correr estas bolas y que evidentemente saben de antemano el mortal efecto que van a producir.
Que conste que no digo que los rumores no tengan algún tipo de fundamento, pero que desde luego se emiten a sabiendas de cuales van a ser los efectos es del todo verdad. 
Ademas se emiten sin intención constructiva y buscando un provecho, lo cual refuerza la idea de que al final todo esto es movido por unos pocos, que son los que de verdad tienen en sus manos todo el poder, y que están dispuestos a hacer y deshacer sin importarles para nada las consecuencias para la gente de a pie.
En fin, los que estamos en la vida real poco podemos hacer para cambiar esto (o al menos eso me parece a mi), y por lo tanto lo único que nos queda es ponernos a cubierto lo mejor posible y esperar a que pase la tormenta.

Comentarios (1)

6 May 10

Me gusta el tema que planteas : la masa no piensa o está mal informada.


Desde luego eso es evidente. Fíjate cómo va el mundo.


Pero qué sabemos de reparar un coche, una tele. Cómo nos engañó el
albañil de nuestra última reforma??


¿Cómo vamos a manejarnos en un sistema no lineal si no somos capaces
de evitar que nos estafen en uno lineal?


Pero no estoy de acuerdo en que unos pocos "manejen el
cotarro". Sólo hay que ver períodos temporales de 20 años con los
mercados muertos de risa. Cuando no muertos del todo como el japonés.


Pienso más bien que la incapacidad en comprender un fenómeno no
denota su origen divino sino nuestra propia ignorancia.


Saludos